CHAKRA VI

 

  • Nombre: Frontal, Centro entre los ojos, AJNÂ
  • Número de pétalos:  2
  • Localización: Situado en el espacio entre las cejas
  • Glándula: hipófisis o pituitaria.
  • Órganos:  sistema nervioso, Los cinco sentidos, músculos de la cara.
  • Emoción: Síntesis de las ya descritas.

Con la finalidad de hacer más comprensible el estudio de este centro, recapitulemos lo tratado hasta el momento: del cuaternario inferior, el vehículo visible es el físico, el cual nos expresa mediante la presencia de "enfermedad", la existencia en el cuerpo etérico de un desequilibrio ocasionado, a su vez, por el flujo energético prove­niente del astral o emocional. Se deduce de lo anterior que el vehículo mental se encuentra atrofiado y que es imprescindible iniciar su funcionamiento para lograr la evolución. Nuestro punto de partida es por lo tanto… El Centro Ajna se encuentra en estado latente.

Iniciamos su estudio revisando la importancia funcional de su contraparte física. El sistema nervioso, junto con el sistema endocrino, son los responsables de asegurar absolutamente todas las funciones de nuestra anatomía: el primero, es único en la gran complejidad de reacciones que lleva a cabo, la mayor parte de su actividad es determinada por los estímulos recibidos a través de los cinco canales de percepción (visión, audición, tacto, gusto, olfato), de donde recibe infinidad de datos a los que emite una respuesta que garantice la estabilidad de nuestro organismo. Por lo que se refiere a la hipófisis, ésta es la responsable, la rectora, de todo el sistema glandular, en sus tejidos se elabora una substancia específica para "cada una de las glándulas, las cuales sin la producción adecuada, no habría funcionamiento.

Para exponer lo anterior de manera práctica, nos permitimos las inferencias siguientes: 

VEHÍCULO MENTAL             CENTRO AJNA 

(*) Activo                            Activo 

(**) Inactivo                        Inactivo 

Equilibrio Funcional

(*): El sistema Nervioso Endocrino (Salud) 

(**): Disfunción en el Sistema Nervioso y
        Endocrino (Enfermedad).

El vehículo mental inicia la actividad con su función básica y primaria, "el pensar". Mientras ésta no se desarrolle, no será posible que se lleven a cabo las de nivel superior, las que nos permitirán tocar frontera con nuestra realidad espiritual. De aquí la importancia en el "correcto pensar"; de ahí la trascendencia de la Ley Universal… Mentalismo.

¿Qué es pensar?

Se ha definido como todo un proceso que empieza con la recepción de un estímulo, llamémosle a esto, percepción o sensación de "algo", que debe ser sometido a un análisis de sus partes, con la finalidad de integrar y comprender el todo; posteriormente se integra una conclusión que nos debe impeler necesariamente a una "acción". Al faltar uno de los pasos, deja de ser pensamiento. 

La mayor parte de los individuos afirma que "sí piensan", la realidad es que realizan una parte del proceso sin llegar a concluido. Tomemos para su comprobación una analogía sencilla de la vida diaria: el estimulo que se recibe es un insulto… la respuesta tiene dos alternativas: reaccionamos con emoción y lo contestamos; la segunda, lo procesamos con el pensamiento... observamos que la persona que nos insulta no tiene cultura, que no nos conoce, que no sabe lo que dice, "que es poco evolucionada", etc., etc. Lógicamente este análisis nos lleva a "comprender" al que nos insultó y por lo tanto la "acción" terminal deberá ser..."el perdón". ¿Cuántas veces nos ha sucedido lo anterior?, muchas; ¿cuántas ocasiones hemos perdonado?... que el lector se responda individualmente.

Conveniente es hacer la aclaratoria que parte de la confusión existente en los que sostienen que ser pensadores. Radica en que toman la inteligencia como sinónimo de pensamiento; la primera se define como la capacidad que tiene el ser humano de almacenar datos, de asimilar todo lo que estudia, de conocer infinidad de teorías, incluso llegar a integrarlas de tal manera que pueda exponerlas magistralmente ante un público.  Esto se denomina inteligencia; sin embargo, observamos que esas personas no actúan de acuerdo con lo que dicen; dicho de otra manera, realizan la primera etapa sin concluir el mecanismo del pensamiento. Esto es motivo y razón de las criticas que recibimos los que de una u otra manera incursionamos en el estudio del esoterismo. Por medio de la intelectualidad asimilamos los conceptos de las Leyes Universales, hablamos y exponemos infinidad de temas relacionados con él, dejando a un lado el último paso... "el hecho".  Recordamos permanentemente, "Por tus hechos serás conocido". Procuremos evitar hablar de lo que no se practica.

Integrar a cada una de nuestras acciones el “recto pensar", requiere esfuerzo, paciencia, dedicación, perseverancia, disciplina. El proceso se inicia en nosotros mismos, efectuando un auto-análisis de nuestra situación emocional, relacionándolo con el estado de salud-enfermedad del vehículo físico, procesando mentalmente nuestras tensiones, conflictos, temores, etc. En la medida en que se logre, observaremos paulatinamente la desaparición de nuestras separaciones y enfermedades. Nos manifestaremos como personas que dan su valor a la materia como un medio, no como fin, utilizaremos nuestra energía creadora honesta y responsablemente, recibiremos los impulsos emocionales y los haremos fluir transmutados en sentimientos de Amor y Unidad, Cada instante de nuestra existencia, tendremos presente que el ser pensante no critica, no juzga, no miente, no es temeroso; el ser pensante busca en el prójimo lo que le une a él… no lo que le separa.