El ratón y el gato

Tomas Iriarte

 
Tuvo Esopo famosa ocurrencia.
¡Qué invención tan sencilla!
¡Qué sentencias!
He de poner, pues que la tengo a mano,
una fábula suya en castellano.
"Cierto (dijo un Ratón en su agujero),
no hay prenda más amable y estupenda
que la fidelidad; por eso quiero
tan de veras al perro perdiguero."
Un Gato replicó: "Pues esa prenda
yo la tengo también"...Aquí se asusta
mi buen Ratón, se esconde, y torciendo
el hocico, le responde:
"¿Cómo? ¡La tienes tú...Ya no me gusta."
La alabanza que muchos creen justa,
injusta les parece si ven
que su contrario la merece.
¿Qué tal, señor lector? La fabulilla
puede ser que le agrade,
y que le instruya."
"Es una maravilla:
dijo Esopo una cosa como suya."
"Pues mire usted: Esopo no
la ha escrito;
salió de mi cabeza."
"¿Conque es tuya?"
"Sí, que antes tan feliz le parecía,
critíquemela ahora porque es mía."