El lobo y el cordero

FEDRO

A un mismo riachuelo un lobo y un cordero habían llegado,
por la sed impulsados. En la parte de arriba estaba el lobo,
y bastante más abajo el cordero. Entonces, excitado por su voracidad,

el cazador un motivo de pelea introdujo;
“¿Por qué", dijo, "me enturbiaste el agua a mí, que estoy bebiendo?”
A su vez, el cordero, teniendo miedo:
“¿Cómo puedo, te pregunto, hacer eso de lo que te quejas, lobo?
El agua discurre de ti hacia mis sorbos".
Aquel, rechazado por la fuerza de la verdad,
"Seis meses antes" dijo "hablaste mal de mí".
Responde el cordero: "Ciertamente no había nacido".
" Tu propio padre,¡Por Hércules!" dijo aquél, "habló mal de mí";
y, agarrado de tal manera, lo descuartizó en una muerte injusta.
 

Esta fábula fue escrita a causa de aquellos hombres
que oprimen a los inocentes con causas ficticias.