El asno con piel de León

Esopo

Cierto asno se vistió con una piel de león que encontró en el camino. Todos los animales se asustaban y huían al verlo, de tal forma que hubo un espanto general en aquella comarca. El asno se felicitaba así mismo, al verse tan temido y respetado. Hasta su amo, que lo andaba buscando por creerlo perdido, se asusto también al verlo de lejos, pero reparando en que una de las largas orejas asomaba por debajo de la piel de león, conoció la farsa, se acerco al asno, le quito el disfraz y lo molió a palos.  

Si el ignorante intenta mostrarse sabio, pronto enseñara la oreja, como el asno del cuento.