LOS SÍMBOLOS PATRIOS

     
La bandera nacional y el escudo nacional son símbolos  que  representan a la patria. Los colores de nuestro  lábaro  y el escudo impreso en la franja blanca, tienen  una honda raíz histórica y un significado esencial sobre los ideales que inspiran la acción y la vida del pueblo mexicano.
      La  bandera  expresa en sus tres colores la unión de los mexicanos, su decisión de vivir  en libertad y la lucha que a lo  largo de muchos años han sostenido para alcanzar, primero, su independencia política, mantenerla y consolidarla; Y luego, trabajar apasionadamente por alcanzar el bienestar económico, social y cultural de todos.
    
  El  escudo  nacional es la expresión grafica en la que se recoge nuestro pasado indígena. En el esta plasmada  la idea de que un gran pueblo -- el  azteca --  tuvo cerca de su destino histórico,  y cuyos valores culturales son primordialmente el basamento de nuestra nacionalidad.
      Para los aztecas, el águila y la serpiente  eran dos elevados  símbolos. El águila  representa la fuerza cósmica del sol.  La serpiente, las potencialidades de la tierra. El águila devorando  a la serpiente significa la unión de principios vitales que orientan a un pueblo hacia metas de superación, a partir del conocimiento humano logrado en  intimo  contacto con la naturaleza, con la tierra, y una audaz disposición  para la lucha, para la actividad dinámica que siempre conduce   la vida humana a niveles muy elevados. Y el nopal  era, para los antiguos mexicanos, una planta hermosa, atractiva y original, propia del paisaje del Anáhuac, que habría de dar nombre a su gran ciudad:  Tenochitlan, que en su más sencilla aceptación significa “entre tunas  y  nopales ”.
      Nuestra Bandera, tal como ahora la conocemos, se remonta a 1824 y representa a la nación Mexicana, libre e independiente, pero antes de ella, hubieron otros símbolos bajo cuales, los mexicanos que nos procedieron, cobijaron su lucha.
  
     El himno nacional mexicano  de Francisco González Bocanegra (compositor de la letra) y de  Jaime Nuno Roca (compositor musical) fue, cantado la  noche del 15 de septiembre de 1854 por él celebre tenor Salvi, quien dejo oír por primera vez las vibrantes  notas del himno.  Las pasiones políticas de la época , sin embargo, hicieron que al triunfar la revolución  de Ayutla se relegase el himno nacional de González Bocanegra y Jaime Nunó ... Pasaron 8 largos años para que sus acordes volvieran a escucharse ... Fue hasta  el 5 de mayo de 1862, cuando las tropas mexicanas  al mando del general Ignacio  Zaragoza se cubrían de gloria luchando en puebla contra los invasores franceses,  que el himno volvió a escucharse opacando las notas de la “Marsellesa” que los soldados napoleónicos cantaban con ardor.
     Desde entonces, México cuenta con un himno que todos sus hijos no pueden dejar de escuchar, sin sentir un estremecimiento  indescriptible, como si cada nota fuese un grito de rebeldía, como si cada estrofa tocara las fibras mas hondas  de nuestro corazón.
     Junto con la bandera  y el escudo nacional nuestro himno es símbolo de nuestra vida soberana, ajena, por lo mismo, a cualquier  influencia externa. En sus  orígenes  nuestro canto patrio aparece como una arenga a los mexicanos para aprestarse a combatir y defender la integridad de la patria con las armas en la mano, llegando el caso. Canto de libertad, sus estrofas rechazan cualquier intromisión política o bélica proveniente de fuera.
     En nuestros días el Himno Nacional sigue siendo arenga libertaria que nos defiende como pueblo que ama y defiende su independencia. Pero el himno mexicano significa también, por lo mismo, el reconocimiento al derecho que los demás pueblos tienen de vivir en libertad.
 

LAS BANDERAS DE MÉXICO