LAS BANDERAS DE MÉXICO

 

ESTANDARTE DE MIGUEL HIDALGO

La tarde del domingo 16 de septiembre de 1810, el cura Hidalgo, iniciador de la Independencia, tomó de la sacristía parroquial de Atotonilco el Grande, Guanajuato, la imagen de la Virgen de Guadalupe, estandarte que le sirvió de bandera en las campañas de emancipación que a partir de entonces iba a emprender.

 

BANDERA DE MORELOS


El 19 de agosto de 1812, en la ciudad de Zitácuaro, Morelos adoptó esta bandera en forma de cuadrilongo con seda blanca al centro, con ancha franja azul pálido a la orilla, un águila coronada y con las alas extendidas, un nopal sobre un acueducto de tres arcos entre los cuales las tres VVM, "Vía la Virgen María".

 

 

BANDERA DE LAS TRES GARANTÍAS


Luego de la experiencia que vivió el país con el imperio de Agustín de Iturbide, el general Vicente Guerrero concilió a los tres sectores antagónicos en ese entonces: clero católico, insurgentes y ricos españoles haciéndolos representar por los siguientes colores: blanco, la religión católica; verde, el grupo insurgente triunfador y rojo, la unión de los españoles en México a los mexicanos y a la causa de la libertad.

 

 

BANDERA DEL BATALLÓN DE SAN BLAS

Una de las banderas más ilustres es la del Batallón de San Blas, cuerpo integrado en 1823. Concurrió a diversas acciones de armas como las de Monterrey y Cerro Gordo y, en 1847, durante el asalto de las fuerzas estadounidenses al Castillo de Chapultepec, el batallón fue enviado en auxilio del Castillo.
    Incidentalmente, y como caso probablemente único, la bandera tiene colocados los colores en sentido inverso; es decir, rojo, blanco y verde.
     La bandera original se encuentra actualmente en la Sala de Guardia del Museo Nacional de Historia.

 

 
BANDERA DE PORFIRIO DÍAZ

Posteriormente se hicieron modificaciones a la Bandera, y fue precisamente Porfirio Díaz el que colocó el águila de frente con la serpiente en el pico y parada sobre el nopal, colocando en la parte inferior laureles.


 

 

 

BANDERA DE 1934


     El 5 de febrero de 1934, el General de División, Abelardo L. Rodríguez, presidente sustituto de la República, dispuso que las ramas de encino y de laurel del emblema patrio cerraran en círculo el Escudo de Armas Nacionales.