QUEMADURAS
   Fuente: Salud y medicinas
 
     Se consideran quemaduras las lesiones sobre una superficie más o menos extensa del cuerpo provocadas por la acción de una fuente de calor: objetos muy calientes, fuego, agua hirviendo o sobre-exposición a los rayos solares. Deben considerarse un accidente grave, pues suponen una amenaza para la vida del paciente.
    Las quemaduras se clasifican en distintos grados, según la lesión que sufran los tejidos. Las de primer grado se caracterizan por enrojecimiento de la piel y causan dolor, pero sólo afectan la superficie o epidermis. En las de segundo, se forman ampollas, y las más graves son las de tercer grado, pues la piel se deshace y deja expuesta la carne viva. Hay quienes hablan de quemaduras de cuarto grado cuando se afectan estructuras como músculos y huesos.
 
Qué hacer
 
Para aliviar el dolor ocasionado por una quemadura de primer grado, se debe colocar el área afectada bajo un chorro de agua fría. También puede sumergirla en agua fría durante 10 minutos, aproximadamente.
 
Si no tuviera agua a su alcance, podría utilizar otro líquido, como leche o jugo.
 
En caso de quemadura menor en la boca, es necesario que la víctima tome agua fría, se enjuague y escupa.
 
Para calmar el dolor, se puede recurrir a un analgésico de venta libre.
 
Las quemaduras de segundo grado se distinguen por formación de ampollas, las cuales no deben reventarse, pero si ya se hizo, se deben lavar con mucho cuidado, con agua hervida y jabón.
 
Esterilice un poco de vaselina calentándola hasta que hierva. Luego, úntela en una gasa limpia y cubra la zona afectada. Si no tiene vaselina, deje la quemadura destapada.
 
Si hay señales de infección, como pus, mal olor o fiebre, deben colocarse lienzos de agua tibia con sal (una cucharadita de sal por cada litro de agua) tres veces al día. Se recomienda agregar dos cucharadas de cloro al agua con sal.
 
Hierva tanto el agua como el lienzo antes de usarlos.
 
Puede intentar quitar la piel y carne muerta, pero lo más recomendable es acudir al médico.
 
En caso de una quemadura de tercer grado, se debe envolver la zona afectada con un trapo muy limpio y buscar ayuda profesional de inmediato.
 
Si no puede conseguir ayuda médica rápidamente, siga el mismo procedimiento recomendado para las quemaduras de segundo grado. Recuerde, si no tuviera vaselina, la quemadura debe quedar expuesta al aire libre, aunque debe protegerse con una sábana para evitar que sustancias del medio ambiente la contaminen o infecten.
 
Aunque no tenga sed, una persona con quemaduras debe tomar muchos líquidos.
 
Si hay quemadura por sobreexposición a los rayos ultravioleta del Sol (ondas electromagnéticas que atraviesan la capa de ozono que protege al planeta), puede aplicar compresas de agua fría para disminuir las molestias.
 
Hay algunos complementos alimenticios que no requieren receta médica, que ofrecen a la persona afectada por quemaduras el aporte necesario de proteínas para que las lesiones cicatricen más rápido.
 
 
Evite
 
 
Untar grasa, aceite comestible, manteca o mantequilla en las quemaduras. Tampoco emplee café o hierbas.
 
No ejerza presión sobre la herida, pues puede incrementar el daño en los tejidos y provocar hemorragias severas.
 
Cuando arde la ropa de un persona no debe permitirse que el fuego se extinga solo. Las flamas deben apagarse utilizando mantas o telas gruesas y pesadas.
 
Si las prendas de quien padece una quemadura están impregnadas de sustancias químicas dañinas, nunca deberán permanecer puestas. Se deben retirar con mucho cuidado, preferentemente cortándolas.
 
Nunca emplee telas sucias para atender una quemadura.
 
Recuerde
 
Las ampollas que puedan formarse no deben ser reventadas.
 
Nunca lave ni presione excesivamente una quemadura, ni la limpie con paños sucios.
 
Las pomadas son recomendadas para quemaduras pequeñas. Si decide emplearlas durante la convalecencia, hágalo bajo supervisión de un dermatólogo.
 
Cuándo acudir al médico
 
Siempre que se presenten quemaduras de segundo grado.
 
Las personas con quemaduras mayores (tercer grado) deben ser trasladados de inmediato a un centro de salud.
 
Cuando las quemaduras se produzcan por sobre-exposición al Sol y aparezcan pequeñas protuberancias y heridas que no cicatrizan, así como endurecimiento, hinchazón y cambios de color en piel a tonos más oscuros, puede tratarse de cáncer.
 
Consulte a su médico