MORETONES
 
Fuente: Salud y medicinas
 
   
   También se les denomina hematomas y son señales visibles de hemorragias o sangrados por debajo de la piel, producidos comúnmente por golpes, al sufrir accidentes o practicar deportes, como fútbol, artes marciales, gimnasia y ejercicios con pesas, entre otros. Se acompañan de dolor, inflamación y calentamiento en la zona afectada. Los sangrados pequeños reciben el nombre de petequias, y cuando se producen en forma de manchas se llaman equimosis.
 
Qué hacer
 
Antes de tratar un moretón, hay que verificar que no haya otras lesiones, especialmente fracturas.
 
Se recomienda la aplicación de compresas en el área lesionada, utilizando una toalla pequeña mojada en agua fría, una bolsa de hielo molido o, incluso, verduras o frutas congeladas envueltas en un paño. Asimismo, puede colocar la zona dañada bajo el chorro de agua fría.
 
Si el moretón es extenso y se localiza en brazo o pierna, debe elevarse la extremidad por encima del nivel del corazón. Con ello se reducirá la inflamación.
 
La aplicación de algunos ungüentos y pomadas antiinflamatorias ayuda en el proceso de recuperación, pues además de aliviar el dolor, desinflaman los tejidos lesionados. También se puede recurrir a un analgésico de venta libre para calmar la sensación dolorosa.
 
Evite
 
Frotar la parte afectada si sospecha que pueda existir fractura, porque podría dañar tejidos y el hueso lesionado.
 
Hacer mucha presión, porque puede provocar dolor innecesario.
 
Forzar los músculos durante la recuperación, pues la inflamación manifiesta que hubo daño en los tejidos y que el organismo se está encargando de repararlos.
 
Recuerde
 
La aplicación de compresas o agua fría ayuda a aliviar el dolor que provocan los moretones.
 
Evitar los masajes si se cree que hay fractura.
 
No forzar las zonas afectadas durante la recuperación.
 
 Cuándo acudir al médico
 
Si tiene la certeza o sospecha de que hay fractura. Generalmente, si se trata de un hueso roto, la víctima reconoce un sonido o siente la ruptura, además de dolor intenso.
 
Si el moretón aparece alrededor de los ojos o detrás de las orejas, después de una lesión en la cabeza.
 
Si no desaparece después de varios días.
 
Si el dolor es intenso y se dificulta mover el área afectada 24 horas después de haberse producido la lesión.
 
Si el moretón es grande y se ubica en la espalda o cerca del abdomen.
 
Si no existe una causa que explique su aparición.
 
Si el moretón aparece en una persona de la tercera edad o en alguien que tenga mala circulación sanguínea.
 
Consulte a su Médico.