Obstrucción en la garganta
   Fuente: Salud y medicinas
 
    Ocurre cuando un pedazo de comida, un dulce, un objeto o la misma saliva bloquea el tránsito de aire por la garganta o faringe, e impide respirar. Es relativamente común, pero no por ello es un mal menor, ya que hay casos en que la asfixia puede ser total y tener consecuencias graves.
 
Qué hacer
 
Quien auxilie a una víctima con obstrucción deberá pararse detrás de ella y colocar los brazos alrededor de su cintura. Luego, colocará un puño contra el estómago, arriba del ombligo y debajo de las costillas, y empujará con fuerza hacia arriba.
 
Esta acción obliga a la salida de aire de los pulmones, mismo que empuja al objeto atorado hasta que éste se desprenda. Esta operación, conocida como maniobra de Heimlich, deberá repetirse tantas veces como sea necesario.
 
Si la persona a la que auxilia es mucho más grande que usted, o si ya está inconsciente, deberá proceder a acostarla boca arriba y con la cabeza hacia un lado.
 
Una vez en esa posición, deberá sentarse sobre el afectado, con las palmas de las manos contra el estómago, entre las costillas y el ombligo, y empujar hacia arriba. Ante personas obesas, mujeres embarazadas, gente en silla de ruedas o niños pequeños se colocarán las manos en el pecho, no en el estómago.
 
Si la víctima es un niño pequeño, se le tomará de los pies, comprobando que tenga la boca abierta, y se le darán golpes secos con la palma de la mano en los omoplatos (debajo de los hombros).
 
Si se trata de un adulto, también puede colocar a la víctima agachada, sosteniéndole el abdomen, y se le darán golpes secos en los omoplatos (debajo de los hombros).
 
En cualquier caso, si la persona no responde, se le dará respiración boca a boca como se indica en el esquema adjunto.
 
Evite
 
Golpear en la espalda a alguien que tiene un objeto atorado, que esté de pie y en posición recta, pues en vez de expulsar al agente obstructor puede afianzarlo en la garganta.
 
Lo mismo sucederá si hace reír a la víctima.
 
Recuerde
 
Es relativamente común que la comida, un objeto o la saliva se atore en la garganta de alguien, pero no por ello se debe tomar a la ligera.
 
No golpear en la espalda de quien tiene obstruida la garganta. Puede ser contraproducente.
 
Es mejor realizar maniobras que saquen el aire de los pulmones, para que la presión retire al agente obstructor.
 
Cuándo acudir al médico
 
Cualquier persona que haya sido reanimada después de una obstrucción total o muy fuerte mediante la maniobra de Heimlich u otras similares, debe acudir inmediatamente a un profesional de la salud.
 
Cuando haya desmayo.
 
                                                                         Consulte a su médico.