Botiquín de primeros auxilios:
 Fuente: Salud y medicinas
 
Equípelo con material de curación: gasas, algodón, alcohol, vendas, seguros, merthiolate, cinta adhesiva, solución antiséptica, termómetro, tijeras, pinzas, parches oculares y guantes desechables.
  
Incluya medicamentos comunes: analgésicos (para el dolor), antinflamatorios (dolores reumáticos, golpes), antipiréticos (fiebre), descongestivos nasales, digestivos (acidez gástrica e indigestión), antidiarreicos, fármacos contra mareos y pomadas para golpes.
  
Es recomendable situarlo en un armario de pared, a cierta altura, lejos del calor y la humedad, dotado de cerradura con llave.
 
Si esto no es posible, los medicamentos y los materiales de curación deberán guardarse en una bolsa sellada, lejos del alcance de los niños.
 
Renueve periódicamente su botiquín. Preste atención a la fecha de caducidad de los medicamentos o cámbielos cada dos años.
 
 Anote el número telefónico de su médico, el del hospital más cercano a su domicilio y el de los servicios de emergencia, en una tarjeta o agenda dentro del botiquín.
 
Nunca consuma medicamentos que hayan caducado o aquellos que no sepa para qué sirven.
 
Busque asesoría médica sobre el uso de instrumentos, material de curación y la conservación y caducidad de fármacos.
 
El botiquín debe guardarse en un lugar fresco y lejos del alcance de los niños.