DICHOS Y REFRANES

 

La cabra de la vecina más leche da que la mía 
 Quien de otros habla mal, a otros de ti lo hará
De grandes cenas, sepulturas llenas
  Por lo que uno tira, otro suspira
Va la palabra de boca en boca como el pajarillo de hoja en hoja
 Cada uno habla de la feria según le va en ella
Ninguno oye su ronquido, pero si el de su vecino
Piensa mal y acertarás
Dios da pañuelo a quien no tiene mocos
Para malas lenguas, buenas son tijeras
Estando el hombre ocioso, se metió a chismoso
 Quien mal dice, peor oye
más vale envidiado que compadecido
 Desde los tiempos de Adán, unos calientan el horno y otros se comen el pan
El golpe de la sartén, siempre tizna y no hace bien
  A cada puerta su dueña
Visitar y oler, una misma cosa suele ser
Hablando del rey de roma, por la puerta asoma
Sufriré hija golosa y albendanera, pero no ventanera
Quien se pica, ajos come
Quien escucha, su mal oye
Cuando el río no hace ruido, o no lleva agua, o va muy crecido
Cuando el río suena, agua lleva
Quien llora, cebollas pela 
A padre guardador, hijo gastador
Al toma, todo el mundo asoma; al daca, todo el mundo escapa
Al son de mis dientes acuden mis parientes
A la mujer fea el oro la hermosea

Al heredar, con un ojo reír y con el otro llorar

 A la Virgen, salves, a los Cristos, credos; pero a los cuartos, quedos

A caballo regalado no le mires el diente

A río revuelto ganancia de pescadores

 Al pobre le faltan muchas cosas; al avaro, todas

AL viejo y al bancal, lo que se puedas sacar

Cuando vayas al mercado, todo pagado

AL que toma y no da, el diablo se lo llevará
Cuando a un enfermo dos médicos van, toca a muerto el sacristán
 Cada uno va a su avío, y yo al mío
Ante la duda, la más peluda

De mostrador adentro, ni amistad ni parentesco

De esto que no cuesta, llenaremos la cesta

Dinero y más dinero no hace más sabio al majadero

El dinero para contarlo y las llaves para guardarlo

El convite del tacaño: una vez cada cien años

Dame pan y llámame  tonto

El que parte y reparte se queda con la mejor parte

En la casa del mezquino cuando hay para pan no hay para vino

Hasta para ser pordiosero se necesita dinero

Hijos y dinero, menos cuidados cuando menos

Huerto y molino, lo que da no digas al vecino

Lo que pienses comprar no lo has de alabar

La ley del embudo: para mí lo ancho y para ti lo agudo

Lo que apetecemos, por santo tenemos

Mal pagador, buen cobrador

No es rico el que más tiene, sino el que menos quiere

Marido rico y necio no tiene precio

¿Parientes y han reñido?, ¿por cuanto ha sido?

La avaricia rompe el saco

Lo que escasea, se desea
Por el interés te quiero Andrés

Piensa el avariento que gasta por uno y gasta por ciento

¿Quién dijo pena mientras las alforjas están llenas?

Quien mal vive para que viva su heredero, es un solemne majadero

Poderos caballero es don dinero

Quien tiene dinero, pinta panderos

Quién sin dar ofrece, nunca empobrece

Sin ser ladrones, no se juntan millones

Seso, dinero y bondad, no siempre es verdad

Si te dan dinero, tómalo al punto; si te lo piden cambia de asunto

Todos se llama parientes del rico; del pobre, ni conocidos

Tres cosas hacen al hombre medrar; iglesia, mar y casa real

Tanto tienes tanto vales

Toma lo que te den, y lo que no, también

Sarao, comedia y cena, en casa ajena

Quien paga, manda

De hambre a nadie vi morir; de mucho comer, a cien mil
Quien come para vivir se alimenta; quien vive para comer, revienta
De grandes cenas, sepulturas llenas
  Ave que vuela, a la cazuela
El vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra
Llenando la barriga, el hambre se mitiga
Perro de muchas bodas, no come en ninguna por comer en todas
No comer por haber comido, no hay nada perdido

Fiesta sin vino no vale un comino

Cuando lo médicos ayunan, lloran los curas
El muerto al hoyo y el vivo al bollo

No le quiere mal quien quita al viejo lo que ha de cenar

Apetito agudo, no deja crudo ni menudo

Come poco y cena temprano y llegarás a anciano

Lo que no mata, engorda
  Ayunen los santos que no tienen tripas

Barriga llena, a Dios alba

Empezada la torta, quien llega, corta

Pan con pan, comida de tontos 

Lentejas, si quieres las comes y si no, las dejas

De grandes cenas, sepulturas llenas

Lo que es bueno para el bazo es malo para el espinazo

No hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana

Con malas comidas y peores cenas, menguan las carnes y crecen las penas

Panza llena y corazón contento, que todo lo demás es cuento

Pan que sobre, carne, que baste; y vino que falte

Quien come para vivir se alimenta; quien vive para comer, revienta
De hambre a nadie vi morir; de mucho comer, a cien mil

De grandes cenas, sepulturas llenas

Contra el flato, bicarbonato
 Ave que vuela, a la cazuela

Llenando la barriga, el hambre se mitiga

 El vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra

No le quiere mal quien quita al viejo lo que ha de cenar

 No comer por haber comido, no hay nada perdido

  Las flores sólo dan olores; el fruto es el que da gusto

La flor de romero, niña Isabel, hoy es flor azul y mañana será miel

La rosa a la fea hace hermosa

Flor sin olor, le falta lo mejor

 Año de flores año de dolores

Las flores de mayo alegran el ánimo

Flores contentan pero no alimentan

Arbolitos que estáis en flor, libraos de los bruscos de la Encarnación

Toda flor quiere ser fruto

En la alcoba flores, en la cabeza dolores

Si libros y plantas tienes ¿qué más quieres?

Quien no agradece una rosa no agradecerá ninguna cosa

  Flor de almendro hermosa y sin provecho

Nadie es más engreído que un tonto bien vestido

Quien alaba al tonto la tontería, lo hace más tonto todavía

No hay cosa tan bien repartida como el talento: cada cual con el suyo está contento

Si lo que quieres parecer fueras, ¡cuanto más valieras!
Saber mucho y decir tonterías, lo vemos todos los días
 
( 1 ) ( 2 ) ( 3 ) ( 4 ) ( 5 ) ( 6 ) (  7) ( 8 )