Los niños aprenden lo que viven

  Si un niño vive con las críticas, aprende a condenar.

  Si un niño vive con la hostilidad, aprende a pelear.

  Si un niño vive con el ridículo, aprende a ser tímido.

  Si un niño vive con la vergüenza, aprende a ser culpable.

  Si un niño vive con la tolerancia, aprende a ser paciente.

  Si un niño vive con el aplauso, aprende a confiar.

  Si un niño vive con el elogio, aprende a apreciar.

  Si un niño vive con la seguridad, aprende a tener fe.

  Si un niño vive con la aprobación, aprende a gustarse.

  Si un niño vive con la aceptación y la amistad,
aprende a encontrar amor en el mundo.