Prométete a ti mismo

Ser tan fuerte que nada pueda turbar tu paz mental.  

Hablar solo de salud, felicidad y prosperidad a toda persona que conozcas.

Hacer que todos tus amigos sientan que hay algo de valor dentro de ellos.

Mirar el lado bueno de todas las cosas y hacer que este optimismo se haga verdadero.

Sentirse tan entusiasta con el éxito de los demás como con el nuestro.

Olvidar los errores y penas del pasado y aferrarse a los grandes logros que alcanzaremos en el futuro.

Brindarle a cada criatura viviente que hallemos a nuestro paso una sonrisa.

      Sentirnos demasiado fuertes para preocuparnos, demasiado nobles para encolerizarnos, demasiado seguros para temer y demasiado contentos para pensar en dificultades.