El lenguaje secreto de las relaciones

1. Escucha lo que dice la otra parte.

2. Comparte de verdad. No es conveniente dar o recibir en exclusiva; lo mejor es hacer ambas cosas por partes iguales.

3. Da incondicionalmente. Dar esperando una recompensa o determinados resultados es igual que pagar por algo.

4. La bondad, la comprensión, la confianza y la consideración valen más que el placer egoísta. Si tu actúas solo por interés, olvídate de entablar relaciones significativas.

5. No permitas que nadie te trate mal. Exige respeto.

6. Si te niegas a tomar decisiones, expresar desaprobación o asumir una postura, de hecho estarás eludiendo la responsabilidad por tus propias acciones. Esta fachada complaciente a menudo oculta miedo al rechazo.

7. Evita ser posesivo. Toda persona es un ser autónomo, que nunca debe tratarse como un objeto o una posesión.

8. No permitas que te manipulen. Un buen truco es armarse de recursos para que la manipulación no sea tarea fácil.

9. La auto-observación puede ser muy instructiva. En mitad de una discusión, procura tomar distancia y observarte a sí mismo. Al adoptar la doble posición de observador y
observado, llegarás a conocerte mejor.

10. Controla tu faceta agresiva o violenta. Al mismo tiempo, busca una válvula de escape para tus sentimientos y no los reprimas. Una discusión serena es la mejor manera de resolver las diferencias entre dos personas.

11. Aprende a posponer las gratificaciones adoptando una actitud paciente, confiada y comprensiva.

12. Es importante aceptar al otro, pero eso no significa que siempre debas estar de acuerdo con él. Dense permiso para discrepar. No pretendas una coincidencia absoluta.

13. Trata de distinguir entre necesidades y deseos. En muchos casos, lo que tu quieres no es lo que necesitas.

14. Ten en cuenta el kairos: el momento oportuno para cada acción. Lo que es positivo en ciertas circunstancias puede no serlo en otras.

15. Respeta el espacio de la otra persona.