RAFAEL ALBERTI

Poeta y dramaturgo español, nacido en el puerto de Santa María, Cádiz,  en 1902 y fallecido en Madrid en 1999.
Considerado como uno de los grandes poetas del panorama literario español, fue el último poeta de la Generación del 27, ganador del premio Nacional de Literatura en 1925 y del premio Cervantes en 1983.

 

 

EL MAR, LA MAR
 
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
 
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
 
¿Por qué me desenterraste
del mar?
 
En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar.
 
Padre, ¿por qué me trajiste
acá?

 

PREGÓN
 
¡Vendo nubes de colores:
las redondas, coloradas,
para endulzar los calores!
 
¡Vendo los cirros morados
y rosas, las alboradas,
los crepúsculos dorados!
 
¡El amarillo lucero,
cogido a la verde rama
del celeste duraznero!
 
¡Vendo la nieve, la llama
y el canto del pregonero!

 

 

 

 

SE EQUIVOCÓ LA PALOMA
 
Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.
Por ir al norte, fue al sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.
 
Creyó que el mar era el cielo;
que la noche, la mañana.
Se equivocaba.
 
Que las estrellas, rocío;
que la calor; la nevada.
Se equivocaba.
 
Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón, su casa.
Se equivocaba.
 
(Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.)

 

 

 

A VOLAR
 
Leñador,
no tales el pino,
que un hogar
hay dormido
en su copa.
-Señora abubilla,
señor gorrión,
hermana mía calandria,
sobrina del ruiseñor;
ave sin cola,
martín pescador,
parado y triste alcaraván;
 
¡A volar,
pajaritos,
al mar!

 

Del barco que yo tuviera

 

  Del barco que yo tuviera
serías tu la costurera.
Las jarcias, de seda fina;
de fina holanda, la vela.
¿Y el hilo marinerita?
Un cabello de tus trenzas.

 

 
Ja, je, ji, jo, ju
 
¡Ja, ja, ja!
Qué gracioso
está mi corazón
vestido de smoking rojo
¡je, je, je!
Apenas si lo conozco
¡ji, ji, ji!
Qué gracioso
¡jo, jo, jo!
Lo voy a llevar al Polo
¡ju, ju, ju!
Qué gracioso.

 

 

 
Madrigal de Blanca-nieve
 
Blanca-nieve se fue al mar,
¡Se habrá derretido ya!
Blanca-nieve, flor del norte
se fue al mar del mediodía,
para su cuerpo bañar.
¡Se habrá derretido ya!
Blanca-nieve, Blanca y fría
¿Por qué te fuiste a la mar
para tu cuerpo bañar?
¡Te habrás derretido ya!

 

  

¡Madre, vísteme!
 
Madre, vísteme a la usanza
de las tierras marineras:
El pantalón de campana,
la blusa azul ultramar
y la cinta milagrera.
¿a donde vas, marinero,
por las calles de la tierra?
¡Voy por las calles del mar!

 

  

Nana de la tortuga
 
Verde, lenta, la tortuga.
¡Ya se comió el perejil,
la hojita de la lechuga!
¡Al agua, que el baño está
rebosando!
¡Al agua, pato!
Y sí que nos gusta a mí
y al niño ver la tortuga
tontita y sola nadando.

 

 

 

Nana del niño malo
 
¡A la mar, si no duermes,
que viene el viento!
Ya en las grutas marinas
ladran sus perros.
¡Si no duermes, al monte:
vienen el búho,
y el gavilán del bosque!
Cuando te duermas,
¡Al almendro, mi niño
y a la estrella de menta!

 

 

La niña que se va al mar
 
¡Que blanca lleva la falda
la niña que se va al mar!
¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!
¡Que blancas tus manos, niña,
que te vas sin suspirar!
¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!
¡Que blanco tu corazón
y que blanco tu mirar!
¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!

 

 

La novia
 
Toca la campana
de la catedral,
¡Y yo sin zapatos
yéndome a casar!
¿Dónde está mi velo,
mi vestido blanco,
mi flor de azahar?
¿Donde mi sortija,
mi alfiler dorado,
mi lindo collar?
¡Date prisa, madre!
Toca la campana
de la catedral.
¿Donde está mi amante?
Mi amante querido,
¿En donde estará?
Toca la campana
de la catedral,
¡Y yo sin mi amante
yéndome a casar!

 

  

El platero
 
A la Virgen, un collar
y al niño Dios, un anillo,
Platerillo no te los podré pagar,
¡Si yo no quiero dinero!
¿Y entonces qué? di.
Besar al niño es lo que yo quiero.
Besa, sí

  

Por qué me miras tan serio
 
¿Por qué me miras tan serio,
carretero?
Tienes cuatro mulas tordas,
un caballo delantero,
un carro de ruedas verdes,
y la carretera toda
para ti,
carretero.
¿Qué más quieres?