Jesús Rosas Marcano

1930- 2001

Nació en La Asunción, Estado Nueva Esparta, el 5 de enero de 1930, sus padres fueron Isidra Marcano de Rosas y Juan Baustista Rosas. Tuvo tres hijos: Serenella, Jacqueline y Rudolf, con su esposa Dora Fluger. De sus 71 años de vida dedicó más de 50 a la docencia y más de 40 al ejercicio del periodismo, y en los últimos 20 años desarrolló un reconocido trajo en la canción popular.

 
 

 

 

 
LA LLUVIA

 

Buceadores del cielo,
de su próxima búsqueda,
tráigannos una foto
de la lluvia,
desde el primer momento
cuando arranca en su fuga.
 
Es que uno aquí en la escuela
por más que la dibuja
la copia en el cuaderno
y en el libro la estudia,
no sabe cómo son los moldecitos
que envarillan la lluvia.
 
 
 

 

 

ECLIPSE

 

La Luna orgullosa
se le plantó al Sol
y le dijo, amigo,
hoy lo eclipso yo.
 
Y el Sol que esperaba
sacarse esa tuna,
con tierra en los ojos
eclipsó a la Luna.
 
Cuando ustedes vean
a la Luna triste,
es que el Sol le ha dicho
que le hará un eclipse.
 
 
 
 
SATURNO EL MAGO

 

En el Universo
Saturno es un mago,
juega que te juega
con sus cinco aros.
 
La gente que escribe
eso que otros ven,
decían que los aros
eran sólo tres.
 
Como en su polvito
de luz giran juntos,
los cinco anillitos
me parecen uno.
 
 
 
 
 
 
SATURNO Y SU HULA HULA
 
Saturno en el cielo,
metido en su aro
es el más distinto
de todos los astros.
 
Se pasa las horas,
como un hawaiano,
jugando hula hula
por todo el espacio.
 
 
 
 
 
CLARO DE LUNA
 
Aldrin, el primer día
que estuvo por allá,
a pesar de esa honda
fatiga sideral,
durmió profundamente
como nunca jamás.
 
Porque el claro de Luna
lo invitó a reposar
en ese Mar sin olas
de la Serenidad.
 
Pero en cambio a Neil Armstrong
no le sucedió igual.
Tuvo hasta pesadilla
y esa incomodidad...
 
Cuando el claro de Luna
lo vino a despertar,
vio que andaba su colcha
rodando sin parar
por el embravecido
Mar de la Tempestad.
 
 
 
 
 
 

 

EN RECUERDO DE LAIKA
 
Laika, la perrita
que añoran los rusos
-primer ser viviente
que viaja a otros mundos-
contó a su regreso,
pasado el gran susto,
que el Sputnik era
un hueso muy duro.
 
 
 
 
 
LOS RATONAUTAS
 
Desde California
a la Luna clara
cinco ratoncitos
van en caravana.
 
El Apolo lleva
como provisión
-en cinco paquetes
ración a ración-
lo que en trece días
se come un ratón.
 
Los cinco han volado
en una misión:
palpar los efectos
de la radiación
 
Y entre cablecitos
y papel de avión,
rollos de película,
puntos de carbón
y las dos agujas
de un anotador,
se pasan las horas
de navegación.
 
Y aunque no gozaron
mucho la excursión,
quedaron dispuestos
para otra misión.
 
 
 
 
LOS MARCIANOS
 
Antes que el Vikingo,
jubilosamente,
nos proporcionara
noticias celestas,
nos habían contado
sabios de relieve
que eran los marcianos
unos raros seres
con ojos saltones
de morosos bueyes
y con antenitas
de langostas verdes.
 
Y hoy dice el Vikingo
que esos raros seres
sólo son fantasmas
que inventó la mente.