Las Pastorelas,   siguen siendo uno de los atractivos tradicionales de la Navidad.

        Según se dice, en 1524 Fray Pedro de Gante pide a los poetas sobrevivientes de la corte de Moctezuma escriban un himno náhuatl para honrar a la virgen, y así se lo comunica al rey Carlos V. Los franciscanos usan entonces la representación teatral religiosa como ritual para instruir a los nativos.

El inicio formal de las pastorelas es ubicado por algunos historiadores en 1527, cuando se presentó en Cuernavaca la comedia de los reyes.

     Fray Juan de Zumarraga ordenó, en 1530, una escenificación de la farsa de la natividad gozosa de nuestro Salvador, la obra fue un trabajo pleno de sugerencias y hermosura, de emociones para los misioneros ante los primeros cristianos mexicanos.
     Andrés de Olmos, misionero y escritor políglota, compuso en náhuatl "La adoración de los Reyes Magos" para celebrar la epifanía, festividad íntimamente relacionada con la Natividad.
     La obra fue aceptada y tuvo resultados sorprendentes ante miles y miles de espectadores.
     Por la vía del arte dramático, del teatro y del diálogo, avanzó el ideal cristiano.
La comunidad indígena utilizaba las pastorelas incluso para "limpiar el aire de los malos espíritus", aún cuando en las postrimerías del siglo XVI y principios del siglo XVII la Santa Inquisición prohíbe este tipo de manifestaciones por su irreligiosidad.
La pastorela nació en nuestra tradición cultural decembrina como una forma de diseminación de la doctrina cristiana que rápidamente se convirtió en una auténtica manifestación de teatro popular.
     Durante la colonia, las órdenes religiosas aprovecharon la fuerte tradición teatral de la cultura náhuatl para propagar en forma didáctica la evangelización.
     Los Jesuitas, llegados a la Nueva España en 1572, y quienes ejercieron amplia influencia en la educación del pueblo, fueron los principales impulsores de los coloquios.
     Pero el fervor indígena prevalece y sobrevive la pastorela, y ya en pleno siglo XVII se divide de hecho en tres tipos: la de las casas de la comedia ( en teatros y con fines lucrativos); la de los indígenas de gran valor religioso y fuerza ritual, y la de los sacerdotes, como apoyo a la evangelización.
     Tanto la pastorela mexicana como la virreynal tienen la esencia de Fernández de Lizardi, cuando, en 1821 escribió su tradicional "La Noche más Venturosa", como reacción a las impuras manifestaciones "antirreligiosas".

 

     ¿Sabías que?

   Los misioneros españoles que llegaron al Nuevo Mundo utilizaron las pastorelas para evangelizar a los indígenas?

     A partir de 1528, en el convento de Acolman se presentaban estampas escénicas del nacimiento de Jesús, acompañada por las prédicas de los frailes y cantos alusivos?

     De la estampa escénica se pasó a la "pastorela" que de hecho no tiene la formalidad de una obra teatral sino se trata de una representación popular que gira alrededor de los sucesos relacionados con el nacimiento de Jesús?

La aportación indígena a las "pastorelas" se da con el carácter festivo que le imprimen a determinados personajes?

Entre los personajes de la "pastorela" no pueden faltar los pastores que acudirán a la adoración del recién nacido y de ahí derivó el nombre de dicha representación?

Las "pastorelas" proyectan alegría e inocencia y en ellas, el mismo Luzbel y su cauda de diablillos actúan con una cándida maldad?

En las "pastorelas" participan personajes divinos y humanos, cuyos destinos están entrelazados y tienen por objetivo dar una enseñanza y al mismo tiempo divertir?