Dionisio

     Hijo de Zeus y Sémele. dios del vino y la vegetación, el cual enseñó a los mortales cómo cultivar la vid y cómo hacer vino.
     Hera celosa de Sémele, la convenció de que pidiese a su amante que se mostrase a ella en todo su esplendor. Para complacerla pero Zeus apareció rodeado de rayos y truenos. Uno de los rayos fulminó a Sémele. Como ésta solo estaba embarazada de seis meses, Zeus arrancó al niño, aun vivo, del vientre de su madre y Hermes lo cosió dentro del muslo de Zeus para que completase la gestación. Por este motivo Dionisio es llamado el nacido dos veces. Mas tarde por instigación de Hera, Dionisio es descuartizado y hervido en una caldera por los Titanes. Pero su abuela Rea unió sus restos y le devolvió la vida. Zeus entonces escondió a Dionisio disfrazado de mujer en la corte del rey Atamante. No consiguieron engañar a Hera que volvió loco a Atamante. Por fin Dionisio fue transformado en cabra y dejado al cuidado de las ninfas.
     Ya de adulto descubrió la vid, con cuyo fruto se emborrachaba con sus compañeros. Cuando Hera logró encontrarlo lo enloqueció. A partir de entonces Dionisio se rodeó de una corte de bestias y sátiros que ya nunca le abandonaron.
     Fueron frecuentes sus viajes y aventuras hasta que encontró a Ariadna. Dionisio se casó con Ariadna y la vengó de Teseo. Después consiguió que Persefone hiciese regresar de los infiernos a su madre, a la que cambió el nombre por Tione para llevarla con él al Olimpo sin agraviar a Hera. Y allí vive junto a Ariadna ocupando un asiento, que Hestia le cedió, entre los doce dioses principales del panteón griego.

     De acuerdo con la tradición, Dioniso moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos. Los ritos anuales en honor de la resurrección de Dioniso evolucionaron gradualmente hacia la forma estructurada del drama griego, y se celebraron importantes festivales en honor del dios, durante los cuales se realizaban grandes competiciones dramáticas. El festival más importante, las Grandes Dionisíacas, tenía lugar en Atenas durante cinco días de cada primavera. Para esta celebración los grandes dramaturgos griegos Esquilo, Sófocles y Eurípides escribieron sus magníficas tragedias. Después del siglo V a.C., Dioniso fue conocido para los griegos como Baco.