ODISEO O ULISES
 
    Odiseo, el más célebre de los héroes antiguos, gobernador de la isla de Ítaca y uno de los jefes del ejército griego durante la guerra de Troya. Homero, en la Odisea, narra las aventuras de Odiseo y su final regreso al hogar diez años después de la caída de Troya. Normalmente se le considera hijo de Laertes y de Anticlea. Una leyenda relata como Odiseo nació en el monte Nérito de Ítaca, durante una tormenta. Los partidarios de esta versión dan explicación al nombre de Odiseo con un juego de palabras en las que Odysseus significaría, "Zeus llovió sobre el camino".
   Otros creen que el padre de Odiseo realmente fue Sísifo, debido a que Anticlea se unió a él, antes de sus esponsales con Laertes. Esto ocurrió gracias al beneplácito de Autólico, que deseaba tener un nieto tan sagaz como Sísifo. Este mito ofrece otra explicación al nombre de Odiseo, ya que Odiseo se asemeja a odioso y Sísifo, debido a la astucia con la que engañaba a dioses y a hombres, se había hecho odioso para muchos.
     Al principio Odiseo se negó a acompañar a los griegos a Troya, y se fingió loco, sembrando sus campos con sal, pero sus compañeros pusieron a su hijo Telémaco a que arara los campos y, entonces, se vio obligado a admitir su engaño y se reunió con el ejército invasor.
Algunas tradiciones lo consideran discípulo del Centauro Quirón.
     Participó con su abuelo Autólico en una cacería en el monte Parnaso, en ella un jabalí le hirió dejándole una cicatriz gracias a la cual fue reconocido a su regreso a Ítaca, tras la guerra Troyana.
     Acudió a Mesenia como emisario para pedir una compensación por unas ovejas que habían sido robadas.
     En Lacedemonia es huésped de Ífito. Con él intercambia regalos de buena voluntad. Odiseo le da una espada y una lanza e Ífito, le entrega el arco con el que años más tarde Odiseo mata a los pretendientes de Penélope, después de su regreso de Troya.
Durante un viaje a Éfira, Odiseo intenta que Ilo le proporcione uno de sus famosos venenos para sus flechas. No lo consigue aquí, pero sí en Tafos, donde le provee Anquíalo.
      En la Iliada de Homero, aparece como un guerrero valiente, sagaz y astuto, y se le concede la famosa armadura del guerrero griego Aquiles cuando éste muere. Odiseo fue a buscar a Neoptólemo y Filoctetes para que participaran en la fase final del conflicto. En la Odisea se dice que él propuso la estratagema del Caballo de Troya, recurso mediante el cual se conquistó la ciudad.
   En las obras de los escritores clásicos posteriores, especialmente en las del poeta griego Píndaro, el dramaturgo griego Eurípides y el poeta romano Virgilio, Odiseo aparece caracterizado como un político cobarde e intrigante. Su nombre latino es Ulises.