Fragmento del libro de metafísica 4 en 1 de Conny  Méndez

El yo superior

 Rodeando la cabeza vez un gran circulo de siete bandas, una dentro de la otra.  La figura representa tu YO SUPERIOR que es el dios de tu pequeño sistema solar.  Es una chispa de tu pequeño sistema solar.  Es una chispa de la divinidad. Es el agente, el representante, o el embajador plenipotenciario de Dios ante ti.  El círculo es un arcoiris  de siete colores, Arcoiris completo. Rara vez habrás tu el arcoiris completo en la comba celeste. Siempre se ve un segmento.  Sólo un pedazo del gran círculo. Esto que te estoy mostrando es tu verdad. Es el aura de tu Yo superior. Lo llaman también el cuerpo casual. Así eres tú, pues tú eres un microcosmos.  Un diminuto sistema solar repitiendo el mismo diseño universal. Ese arcoiris completo es tu gloria. Es lo que llamo el maestro Jesús, los "Tesoros del cielo", pues en cada banda de color se van depositando todos los actos constructivos que tu haces y has hecho en tus encarnaciones pasadas. Todo lo noble, lo bueno, lo que esta de acuerdo con la voluntad del padre y con tu voluntad innata. Eso jamás lo perderás. Es lo que llamamos en Metafísica "Tuyo por derecho de conciencia"  No puede ser robado ni perdido.
     Por el hecho de poseer este cuerpo este Cuerpo Casual es que tienes el derecho de afirmar "Yo soy perfecto". Verás que no te estas refiriendo a tu cuerpo físico ni estas considerándote un absurdo diosecito presuntuoso. Estás hablando de TU VERDAD, y cada vez que lo piensas y lo practicas se acercan más a tus dos sistemas: tu YO superior y tu YO interior
 
       Tu YO Superior y tu Yo interior están conectados por medio de un cordón de luz y fluidos  color dorado que, partiendo del Yo Superior entra por tu cabeza y se ancla en tu corazón en una llama triple de color azul, dorado y rosa. El hombre ignora esto y por lo tanto su llama Triple yace en una célula hermética hasta que, o se lo enseñan, o alguien se lo despierta voluntariamente por medio de un tratamiento en el cual hace una llamada directamente al cristo en el corazón. Esa llamita que que rompe la cápsula y comienza a arder y a influenciar al individuo es lo que llamamos en metafísica "El Cristo Interior" . Son dos entidades vivientes, aunque separadas, pero que forman junto con la conciencia terrena, un solo Ser. Tú puedes, y debes, dirigirte a esas dos entidades, hablarles, amarlos, invocar la protección divina de ellos, pues son perfectos, ya lo sabes, y juntos forman ese "YO" que tu nombras constantemente y de quien debes hablar en los más altos y bellos términos. Como ves, es la eterna Trinidad. 
 
 
 
   Lectura recomendada: Metafísica 4 en 1 de Conny Méndez.