Terranova

  Famoso por su habilidad nadadora, el Terranova ha salvado a personas de ahogarse. Utilizado como perro de carga, en la actualidad se emplea como perro guardián y de compañía.
 

Historia
El origen de la raza puede situarse en Terranova, en la costa oriental de Canadá. A principios de la década de 1880 muchos pescadores de diversas partes de Europa viajaban para aprovechar los bancos de bacalao en Terranova, donde se encontraban dos tipos de perros de trabajo: uno de complexión más pesada, grande y con largo pelaje; mientras que el otro era un perro de agua más liviano, activo y de pelaje suave. El mayor era el Terranova, mientras que el pequeño era el Cobrador de Labrador, también conocido como la variante St. Johns de Terranova. Perros de ambas razas se utilizaban por igual para tirar de las redes de pesca y otro equipo pesado.
A lo largo de su historia, el Terranova siempre ha ido íntimamente ligado al hombre y a su supervivencia: de fuete perro y potente perro de tiro a atento guardián de campamentos, de válido perro de cobro a habilísimo perro de salvamento.
El coraje es su cualidad esencial: no duda ni un momento en poner en peligro su propia vida para salvar a un náufrago; la fidelidad y el amor hacia el hombre son otras dos características de esta raza.
El Terranova es un perro de naturaleza dócil, extraordinariamente dulce y francamente agradable y simpático. Personalmente lo que más me llama la atención de este perro es su Extraordinaria mirada, a través de ella te das cuenta de su enorme inteligencia y su gran ternura.
 Esta raza es el resultado del cruce de perros nativos con razas extranjeras, la última de ellas probablemente el perro de montaña de los Pirineos o el boarhound. Hoy la mayoría de los terranovas con pedigrí descienden de perros criados en Inglaterra.

Rasgos generales: El terranova da la impresión de fuerza y actividad, sin parecer pesado ni lento. La cabeza es ancha y voluminosa, con el stop no muy marcado, el hocico corto mas bien cuadrado y boca delicada totalmente cubierta por los labios.
Los ojos son pequeños y oscuros, sin rastro de las mucosas conjuntivas.
Las orejas son pequeñas, situadas bien atrás y cubiertas de pelos cortos al igual que el hocico.
El cuello es robusto y bien inserto en los hombros.

Características:
 
Cabeza: Ancha y masiva; la protuberancia occipital está bien desarrollada; sin stop demasiado marcado; el hocico es corto, claramente dibujado y más bien cuadrado, cubierto de pelo corto y fino.
Ojos: pequeños, de color marrón oscuros, bastante hundidos en las órbitas, sin conjuntiva visible; están más bien separados.
Orejas: pequeñas, implantadas bien hacia atrás, aplomadas en el cráneo, colocadas contra la cabeza, cubiertas de pelo corto sin flecos.
Boca: el Terranova tiene la boca suave; los dientes están bien cubiertos por los labios; se prefiere el articulado en tijera, es decir, los incisivos superiores cubren los inferiores con un contacto estrecho y están implantados bien en escuadra con respecto a las mandíbulas; sin embargo, se toleran los incisivos en pinza.
Cuello. Fuerte, bien implantado en los hombros.
Cuartos delanteros. Delanteros completamente rectos, bien musculados; los codos se adaptan bien contra el cuerpo y están bien descendidos.
Cuerpo. Costillas bien desarrolladas; espalda ancha cuya línea superior es recta; lomo fuerte y musculoso.
Pecho bien descendido y de una buena anchura.
Cuartos traseros. Muy bien construidos y fuertes. El lomo mal implantado (blando) y los "corvejones de vaca"  son muy reprensibles. Se debe hacer la ablación de los espolones.
Pies. Grandes, palmeados, bien formados. Los pies aplastados o torcidos son muy reprensibles.
Cola. De longitud moderada, sobrepasando ligeramente el corvejón, de un buen grosor, bien cubierta de pelos pero sin formar bandera (sin flecos caídos). Cuando el perro está de pie, pende formando una ligera curva en la extremidad. En acción se lleva ligeramente levantada. Cuando el perro está excitado, se lleva recta con sólo una ligera curva en la extremidad. La cola anudada o curvada sobre la espalda es muy reprensible.
Pelo. Doble, plano y denso, de textura áspera, naturaleza oleosa, impermeable. Cepillada a contrapelo, el pelo se pone en su sitio naturalmente. Los cuartos delanteros tienen buenos flecos. El cuerpo está bien cubierto de pelo pero éste no forma pechera en el pecho. Los traseros tienen flecos pequeños.
Color. Los únicos colores que se admiten son los siguientes: Negro: negro azabache mate que puede tener un tono de bronce; se aceptan las salpicaduras de blanco en el pecho, los dedos y la extremidad de la cola. Marrón: puede ser chocolate o bronce; aparte del color, los perros marrón son completamente idénticos a los negros, se aceptan las salpicaduras de blanco en el pecho, los dedos y la extremidad de la cola.
 
Landseer: sólo se acepta el blanco y negro; se prefiere la cabeza negra con una estrecha lista blanca, un manto repartido del mismo modo con la grupa negra extendiéndose hasta la cola; hay que fijarse mucho en la vistosidad de las manchas; el moteado es un defecto.
 
Movimiento. De movimiento suelto con un ligero balanceo. En acción se aceptan los dedos delanteros ligeramente hacia dentro.
 
Tamaño y peso. Altura a la cruz 71 cm de promedio en el macho, y de 66 cm en la hembra. El peso medio es de 64 a 69 kg. en el macho y de 50 a 54,5 kg. en la hembra.
 
Defectos. Cualquier desviación con respecto a lo que precede se considerará como un defecto que se penalizará en función de su gravedad.
Carácter: Sumamente manso y dócil. Siempre dispuesto a ayudar y mostrándose especialmente afectuoso con los niños. Debido a su lealtad, inteligencia y carácter dócil, los terranovas son excelentes animales de compañía.
Cuidados:
El crecimiento del Terranova pasa por distintas fases: es rápido los primeros meses, ganará un Kilo por semana, llegando en cinco meses a los 30 Kilos.
Por este motivo, durante este tiempo y hasta el año y medio es muy importante y tendremos en cuenta su alimentación, que deberá ser a base de pienso de calidad, de las gamas altas y especial para cachorros.
El sol es muy importante para la fijación del calcio que contiene su alimentación. Con correa y a modo de juego iremos enseñándole sus primeras lecciones de obediencia: traer la pelota, acudir a una llamada, etc. Ayudaremos de esta manera a formar su carácter, su inteligencia y a desarrollar su crecimiento.
Una vez finalizadas todas sus vacunas, alrededor del 3º o 4º mes, podemos tener el primer contacto con el agua, para iniciar al cahorro con el que será su elemento favorito.
Cambian el pelo 2 veces al año, durante estos períodos es necesario un cepillado diario, pasado ese tiempo bastara uno semanal.

Estos animales son tranquilos pero atentos y ágiles, su dependencia y pasión por sus amos es total, por ello necesitan estar el mayor tiempo posible en contacto con sus dueños. Aunque su verdadera función es de salvamento también son buenos guardianes y defensores.