Que hacer cuando Hace Calor...
 
    El verano es una época para disfrutar, ir a la playa, pasear en las tardes y obtener bellos bronceados, pero se puede volver insoportable, especialmente en días de trabajo.
    Nuestras mascotas pueden molestarse igual o más que nosotros por las altas temperaturas, ya que su pelaje les impide mantenerse frescos, por lo que es recomendable tomar ciertas medidas para hacerles la temporada lo más agradable posible.
    Es necesario que nosotros nos preocupamos por este aspecto, ya que si no nuestras mascotas pueden sufrir mucho e incluso pueden llegar a enfermarse por el exceso de calor; por ejemplo pueden sufrir deshidratación, mal genio, falta de apetito y por ende sus consecuencias.
    Si tu mascota vive afuera de la casa, y no hay forma de que se mantenga adentro, recuerda que mantenerle agua fresca y limpia en cantidades generosas es fundamental. El recipiente con agua debe estar colocado a la sombra porque de lo contrario, se calentará a tu amiguito difícilmente le agrade beberla.
    Cuando se encuentre en el jardín o patio, puedes mojar con la manguera el piso, el pasto y las paredes del área donde se encuentra, así sin duda tu mascota sentirá un gran alivio del intenso calor. También, puedes jugar con él y con agua. Sin duda te agradecerá el baño de agua fría en momentos calurosos.
    Si puedes tenerlo dentro de tu casa, será un gran alivio para él, especialmente si posees aire acondicionado. En todo caso, una solución puede ser adquirir un ventilador, verás que una vez que se acostumbre al objeto en movimiento se sentirá mejor estando cerca para refrescarse.
    No te preocupes si tu mascota come menos. Esto es totalmente normal, ya que durante el verano se consume menos energía que en invierno. Pero en todo caso, para asegurarte de que esté bien alimentado, es aconsejable que lo alimentes durante las primeras horas de la mañana o ya en la noche, para que el calor interfiera lo menos posible en su alimentación. No le des comidas calientes porque es muy probable que las rechace, debido a que su temperatura ya es más caliente de lo normal.
    Cuando saques a pasear a tu mascota, recuerda que tanto los perros como los gatos casi no transpiran, sino que eliminan el exceso de calor por medio del jadeo, así que debes estar atento a si tiene sed y además no le exijas demasiado ejercicio.
    De igual forma, si lo llevas en auto, ten mucho cuidado porque adentro puede sufrir un ataque de calor que lo deshidrate y tengas que salir corriendo al veterinario. Asegúrate de que las ventanas estén medio abiertas (no demasiado como para que pueda salirse).
    Durante la época veraniega, es común que haya mucho más moscas y mosquitos que pueden molestar mucho a tu mascota, por lo que se recomienda que limpies bien el lugar dónde se alimenta y recojas sus heces, para que esté libre de los molestos insectos.
    Por último, si descubres que tu mascota tiene diarrea o padece de vómitos, acude inmediatamente donde el veterinario, pues es muy probable que tenga un desajuste de temperatura y que se hay deshidratado.
    Recuerda que estos animalitos hacen nuestra vida más feliz, por lo que un pequeño esfuerzo para que pasen la estación de la mejor forma posible, no es gran molestia y ellos te lo agradecerán de verdad.