Pastor Alemán
 
Conocido por su gran inteligencia y capacidad de aprendizaje, el pastor alemán ha sido utilizado desde tiempo atrás como perro guardián, perro policía e incluso como perro guía.
  Tiene todas las virtudes de un buen perro. Es valiente, alegre, obediente, equilibrado, leal y afectuoso. Le gustan los niños y es fácil de adiestrar.
Tamaño: entre 55 y 65 cm.
Peso: 35-40 kg.
Cuidados: necesita bastante ejercicio.
Promedio de vida: 13 años.
Ideal para todo tipo de años, y sobre todo, familias con niños.
Inconvenientes: requiere años con un físico tan fuerte como el suyo. Es propenso a sufrir displasia de cadera.
 
CARACTERÍSTICAS DE LA RAZA
CUERPO: pecho profundo, no muy ancho. El tronco es profundo pero no largo, aunque su longitud debe ser mayor que la alzada a la cruz. Costillar bien formado, dorso recto y bien musculado. Flancos anchos , fuertes y musculosos. 
 
COLA: bien poblada, llega hasta el corvejón. En reposo cuelga y se curva ligeramente. El perro la levanta en movimiento, pero nunca sobre la línea del lomo.  
OJOS: de tamaño medio, de forma almendrada, nunca prominentes y preferiblemente de color marrón oscuro. Es de expresión vivas inteligente y segura. 
OREJAS: medianas, anchas en la base y altas, de forma triangular. Las mantiene rectas y ligeramente hacia a delante. 
CABEZA: proporcionada al cuerpo, moderadamente ancha entre las orejas. Hocico poderoso, caño nasal recto, labios firmes y pegados a las mandíbulas e incisivos fuertes con mordida en tijera. 
EXTREMIDADES: omóplatos largos y planos situados oblicuamente. La longitud del brazo supera la profundidad del tórax. Las patas traseras son fuertes en su conjunto, anchas y musculosas, y el fémur debe ser oblicuo respecto a la tibia.

 

 

PROFESIONES DEL PASTOR ALEMÁN

El pastor alemán, a través de la historia, ha sido entrenado para prestar determinados servicios, y sus grandes habilidades han ayudado al hombre en distintas ocupaciones. 

AUXILIAR DEL HOMBRE: en la primera guerra mundial, sirvió como perro de la Cruz Roja: buscaba soldados heridos y transportaba equipos de primeros auxilios. Fue, además, hábil mensajero; cumplió funciones de centinela y guardián de los depósitos de municiones.

LAZARILLO: después de la primera guerra mundial, el Gobierno alemán entrenó a los pastores alemanes par que fueran lazarillos de los soldados ciegos. El entrenamiento del perro guía se promovió en Suiza, y desde allí, en la década del treinta, la idea llegó a Francia. 

TAREA DE ASISTENCIA: los pastores alemanes se crían selectivamente, por su buena salud y temperamento, para la función de perro guía. Cuando es cachorro, el entrenamiento está a cargo de voluntarios. Luego se hace un adiestramiento especializado, en el que se le hace ver por su amo ciego.

BÚSQUEDA Y RESCATE: en terremotos y avalanchas, los pastores alemanes se desempeñan con gran eficacia para seguir rastros en el terreno. Mucho trabajan en zonas montañosas, localizando personas perdidas en la niebla y advierten de ellas excavando en el lugar o ladrando.

SIGUIENDO EL RASTRO: los organismos oficiales suelen utilizar a estos perros para detectar contrabando, explosivos y otras mercancías en puertos y aeropuertos.

 COMPAÑEROS POLICÍAS: las fuerzas especiales y de seguridad emplean al pastor alemán para diversas funciones: búsqueda y rescate, defensa y algunas formas de ataque. Cada animal y entrenador deben trabajar en equipo y preferiblemente desde cuando el perro es cachorro.