MASCOTAS

 

MALTES

            Es un animal de compañía inteligente
                   y muy cariñoso.
Historia: Es un perro de raza  spaniel miniatura muy pequeño. Su nombre no significa que es originario de la isla de Malta, ya que el adjetivo « maltés » proviene del vocablo semítico « màlat » que quiere decir refugio o puerto; esta raíz semítica se encuentra en toda una serie de nombres de lugares marítimos, como por ejemplo en el nombre de las isla adriática de Méleda, en el de la ciudad siciliana de Melita y justamente también en el de la isla de Malta.
       Los ancestros de este pequeño perro vivían en los puertos de las ciudades marítimas del Mediterráneo Central, en donde combatían a las ratas y ratones que pululaban en las tiendas portuarias y en las bodegas de los barcos. En su nomenclatura de los perros de la época, Aristóteles (384-322 A.C.) menciona una raza de pequeños perros a los cuales atribuye en latín el nombre de « canes melitenses ». Este perro era conocido en la antigua Roma: como compañero preferido de las matronas, fue elogiado por Estrabón, poeta latino del siglo primero. El Bichon Maltes aparece en representaciones de numerosos pintores del Renacimiento en donde se le ve en los salones de la época acompañando a las bellas damas de ese tiempo.

Carácter: Los Bichon Maltes son perros sanos, afectuosos, vivarachos, inteligentes y leales. Les gusta jugar y acompañar a su amo en todo momento. Saben estar vigilantes pero sólo ladran cuando es necesario. Bajo su lujoso y exótico aspecto son robustos e infatigables. Son graciosos y sentimentales, y a pesar de su reducido tamaño, es fuerte y goza de muy buena salud.

Características: pelaje, espeso, lustroso, brillante, de textura sedosa, cayendo hasta el suelo. Es muy largo sobre todo el cuerpo y recto sin rastro de ondulaciones o rizos, de color blanco puro y el marfil pálido, que cuelga a los lados desde una raya que va desde la trufa al nacimiento de la cola. El maltés también se caracteriza por su cráneo redondo, trufa negra, orejas caídas y peludas, ojos atentos y muy oscuros, patas cortas y rectas y una cola elegante y plumosa. La talla: Altura a la cruz: De 21 a 25 cm. en los machos. De 20 a 23 cm. en las hembras. Peso: De 3 a 4 kg. Es un animal de compañía inteligente y muy cariñoso.

Cuidados: El pelaje del Maltés requiere ser cepillado y peinado diariamente para prevenir que se enrede. El pelaje requiere de cuidados considerados porque es extremadamente suave y sedoso. Necesita ser bañado o higienizado con shampoo seco regularmente. Los ojos necesitan ser limpiados diariamente para que no se manchen. También es muy importante mantener sus orejas limpias y libres de pelo. Son propensos a tener problemas de vista, piel y respiratorios. El Maltés no se adapta a los climas calurosos y húmedos. Pueden ser bastantes quisquillosos con la comida y suelen sufrir de indigestión. Es importante la higiene dental para prevenir la caída de dientes.

Entrenamiento: Es recomendable el entrenamiento para que se adapte a estar en la casa. Necesitan de una temprana socialización. El entrenamiento nunca debe ser de mano dura. Se debe realizar con movimientos delicados y cuidadosos, consistencia, recompensado y con paciencia. Les encanta aprender diversos trucos. El Maltés no requiere de entrenamiento de obediencia, ya que lo son naturalmente con su dueño.

Actividad: El Maltés no requiere de un elevado nivel de ejercicio. Son adecuados habitantes de departamentos y condominios. Disfrutan de la caminata diaria, jugar en la casa, o de correr y juguetear en un pequeño jardín cerrado. Al Maltés le encanta ser sociable, por lo que es bueno tener un perro amigo con el cual pueda jugar. Por su puesto, deben ser supervisados y poseer su correa.

Temperamento: El Maltés es tierno, confiado, y obediente. Normalmente son bondadosos y amables; y les encanta ser cargados y abrazados. Toleran a otras mascotas, pero no son adecuados para niños desconsiderados. Generalmente establecen una cercana unión con una determinada persona. No se comportan bien cuando se los deja solos por largos períodos de tiempo. Son sobre protectores de sus dueños, familia, y territorio, y ladran y pueden morder si perciben una amenaza. Es una raza valiente, enérgica, y ágil. El Maltés se compromete totalmente con su dueño y familia.