Labrador Retriever  

 

El Labrador Retriever , fue desarrollado en Inglaterra a mediados del siglo XIX por varios kennels, quienes estaban abocados a la tarea de desarrollar y refinar al perro de caza perfecto.

El Perro Labrador Retriever es disciplinado, pacífico, manso, amigable, tranquilo, alegre y no agresivo. Es muy adecuado como perro de familia. Pero necesita mucho ejercicio (hasta 10 km. diarios si se quiere que esté en perfectas condiciones). Buen nadador, vive feliz en zonas donde el mar está próximo. Se hace amigo de los niños muy fácilmente. El Labrador Retriver puede ser un buen cazador. Es obediente y dócil, Bien entrenado se convierte en un compañero decisivo. Es seleccionado como perro lazarillo para invidentes y perro-oído para sordos. También es frecuentemente entrenado para la detección de bombas, minas y de incendios; guardián y de búsqueda y rescate; hasta incluso perro terapia en hospitales. El Perro Labrador tiene buen olfato, fácil de educar y buen carácter para el conjunto de una familia.  Su educación exige firmeza, sin brusquedad.

HISTORIA:
Es un perro con instinto de cazador. El Labrador Retriever Procede de las tierras del norte (la península de Terranova), frías y duras jornadas de trabajo de caza conforman un carácter disciplinado. Fue llamado Perro menor de Terranova. Por tanto: resistente al frío, buen nadador. Ayudaba a la caza en tierra firme.
 
Aspecto General
 Fuertemente construido, con el lomo corto, muy activo. El cráneo es ancho. El pecho está bien descendido y las costillas bien desarrolladas; el lomo y los cuartos bien desarrolladas; el lomo y los cuartos traseros son anchos y potentes. Tiene un buen carácter, es muy ágil, tiene un olfato excelente, el diente suave, pasión por el agua. Acompañante modélico, es capaz de adaptarse a cualquier sitio, inteligente, ardiente y dócil, sólo busca complacer. De naturaleza amistosa, sin ningún rastro de agresividad, tampoco se debe mostrar excesivamente medroso.

Cabeza
Cráneo ancho; stop marcado. Cabeza bien dibujada, sin mejillas gruesas (carnosas). Mandíbulas de longitud mediana, potentes; no tienen un corte oblicuo. La trufa es ancha, los ollares bien desarrollados.
Ojos: de tamaño mediano, que expresan inteligencia y buen carácter, de color marrón o avellana.
Orejas: ni grandes ni pesadas, caen junto a la cabeza y están implantadas más bien hacia atrás.
Mandíbulas: las mandíbulas y los dientes son fuertes y presentan un articulado en tijera perfecto, regular y completo, es decir, los incisivos superiores cubren los inferiores en un contacto estrecho y están implantados perpendicularmente con respecto a las mandíbulas.
 
Cuello
Nítido, potente y sólido, insertado en los hombros bien colocados.

Cuartos delanteros
Hombros largos y oblicuos. Tienen una buena osamenta y, vistos tanto de frente como de perfil, son rectos desde el codo al suelo.

Cuerpo
Pecho bien ancho y descendido con las costillas semicirculares. La línea dorsal es horizontal. El lomo es ancho, corto y fuerte.
 
Cuartos traseros
Bien desarrollados. La grupa no desciende hacia la cola. Babilla bien angulada. Corvejones bajos. Los "corvejones de vaca" se deben rechazar.

Pies
Redondos, compactos; dedos bien arqueados y almohadillas bien desarrolladas.

Cola
Rasgo distintivo de la raza: muy gruesa en el arranque, afilándose progresivamente hacia la extremidad, de longitud mediana, desprovista de flecos aunque cubierta completamente de pelo corto, grueso y denso que le da un aspecto muy garboso descrito con el nombre de "cola de nutria". Se puede llevar alegremente, aunque no debe curvarse sobre la espalda.

Pelo
El pelo es un rasgo distintivo del labrador. Es corto y denso, sin ondulaciones ni flecos; cuando se toca da la impresión de ser bastante áspero; el subpelo resiste bien la intemperie.


Colores.
Labrador amarillo, chocolate, y negro
Sólo existen tres colores de labrador: el amarillo, el chocolate, y el negro. Dos labradores amarillos siempre tendrán labradores amarillos. Dos labradores negros o dos chocolates pueden tener crías de su mismo color y también amarillos. El color amarillo en realidad abarca un amplio espectro, desde el arena (que casi es blanco) al cobrizo, pasando por el dorado. Todos estos colores son considerados amarillo. Aparte del color, no existen diferencias entre un labrador amarillo, uno negro, o uno chocolate.

Altura a la cruz
La ideal es de 56 a 57 cm en el macho y de 54 a 56 cm en la hembra.
 
 
 
Cuidados
Cariño y mucho ejercicio. El Perro Labrador es un perro que tiende a la obesidad fácilmente. También sufre a menudo displasia de cadera y codo. Hay que tener cuidado con sus problemas oculares o la hipoglucemia. En general es un perro sano y fácil de cuidar. No necesita muchos cuidados, incluso de su pelo, basta con un cepillado diario. Los cachorros del Labrador Retriever son activos y muy curiosos... una delicia para los más pequeños de la familia. Se hace más sosegado y tranquilo la cumplir el año.