HUSKY SIBERIANO

Esta raza es natural del noreste de Siberia. Es una de las razas en el grupo de perros Spitz.

 
HISTÓRICO: El Husky Siberiano es un perro pura raza, no una mezcla entre lobo y perro originada al azar. Fue originalmente creado por el pueblo Chuckchi del nordeste Asiático como un perro de trineo de gran resistencia. Los primeros Huskys empezaron a ser conocidos en Occidente a principios de siglo, cuando fueron introducidos en las carreras de larga distancia de Alaska.
Sin duda la página más gloriosa de su historia se escribió en 1925, cuando brotó una epidemia de difteria en Nome, Alaska, y los Siberianos y sus conductores llevaron el suero necesario para salvar la vida de los pobladores, realizando una carrera de relevos en tiempo récord desde la distante ciudad de Nenana. La heroica epopeya ganó reconocimiento a escala mundial para los conductores y sus perros. En memoria de esta odisea se erigió un monumento en el Central Park de New York. Desde ese momento los Husky Siberiano demostraron su superioridad en velocidad y resistencia en las carreras de trineos.

APARIENCIA GENERAL: El Husky siberiano es un perro de trabajo de tamaño mediano, rápido y ligero. Su movimiento es libre y gracioso. Su cuerpo moderadamente compacto y bien cubierto de pelo, las orejas erguidas y la cola tupida con pelo de cepillo sugieren su herencia nórdica. Su andar característico es suave y aparentemente sin ningún esfuerzo. Lleva a cabo su función original de perro para jalar de la manera la más capaz, llevando una carga ligera a velocidad moderada a grandes distancias. Las proporciones y la forma de su cuerpo reflejan su equilibrio básico de poder, velocidad y resistencia. Los machos de la raza Husky siberiano son masculinos, pero nunca toscos; las hembras son femeninas pero sin manifestar debilidad en su estructura. En buenas condiciones de salud, con músculos firmes y bien desarrollados, el Husky siberiano no debe presentar un exceso de peso.

 
Características: Independiente, muy vigoroso y cariñoso con su amo.
 
Cabeza: cráneo de tamaño mediano y proporcionado al cuerpo; ligeramente redondeado en su parte superior y descendiendo gradualmente desde su punto más amplio hacia los ojos. El stop está bien definido y la caña nasal es recta desde el stop hasta la punta.
Nariz:  Negra en perros grises o negros con fuego; color hígado en perros cobrizos, puede ser color carne en perros totalmente blancos. La "nariz de nieve" rayada de color rosa es aceptable.
Hocico: De largo mediano, es decir, que la distancia desde la punta de la nariz al stop es igual que la distancia del stop al occipital. El hocico es de anchura media, adelgazándose gradualmente hacia la nariz; la punta no es puntiaguda ni cuadrada. Labios bien pigmentados y apretados. Dientes cierran en una mordida de tijera.
Ojos: Almendrados, moderadamente separados y muy poco oblicuos. El color de los ojos puede ser pardo o azul; son aceptables dos ojos de colores diferentes o un ojo heterócromo
Orejas: De tamaño mediano, forma triangular, colocadas muy cerca una de la otra, de implantación alta en la cabeza. Son gruesas, bien cubiertas de pelo, ligeramente arqueadas en su parte posterior y bastante erguidas, con puntas ligeramente redondeadas las cuales están dirigidas derecho hacia arriba.
Cuello: De largo mediano, arqueado y llevado orgullosamente erguido cuando el perro esta parado. Durante el movimiento al trote, extiende el cuello de manera que la cabeza es llevada ligeramente hacia adelante.
Cuerpo: Profundo y fuerte, pero no demasiado amplio; su punto más profundo se encuentra justo detrás y a nivel de los codos. Las costillas están bien arqueadas desde la espina dorsal, pero aplanadas a los lados para permitir mayor libertad de acción.
Espalda: La espalda es recta y fuerte, con una línea superior nivelada desde la cruz hasta la grupa. Es de longitud media, no es convexa ni está vencida por la longitud excesiva. Los lomos son tensos e inclinados, más estrechos que la caja torácica y ligeramente levantados. La grupa desciende desde la columna en un ángulo, pero nunca tan inclinado como para restringir el impulso trasero de los miembros posteriores.
Cola: Tiene abundante pelaje. Arrastra su cola, ancha y muy cubierta de pelo, cuando está trabajando o descansando, y la levanta en forma de hoz cuando está en situación de alerta.
Extremidades: Bien acodadas y vigorosas.
Pies: Ovalados, sin ser largos. Los pies son de tamaño mediano, compactos y bien cubiertos de pelo entre los dedos y los cojinetes plantares. Estos últimos son duros y bien acojinados. Cuando el perro adopta la postura natural, los pies no muestran desviaciones hacia afuera o hacia adentro.
Pelaje: El pelaje del Husky Siberiano es doble y de largo mediano, dando la apariencia de ser tupido, pero nunca tan largo como para cubrir las líneas externas bien definidas del ejemplar. La lanilla interna es suave y densa y suficientemente larga como para sostener a la capa externa. Los pelos de la capa externa son rectos y adheridos suavemente al cuerpo; nunca son ásperos ni están separados del cuerpo. Debe notarse que la ausencia de capa interna durante la estación de muda es normal. Se permite recortar pelo entre los dedos y alrededor de los pies para presentar un aspecto más limpio.
Color: El husky siberiano puede tener estos colores: rojizo, marrón, marrón claro, rubio, blanco, gris y negro; siendo estos dos últimos más frecuentes en las hembras. Tienen el pelaje mucho más denso y grueso que otras razas de perros debido a su procedencia.
 
TAMAÑO  HASTA LA CRUZ.
 
Altura: Machos: 53,5 a 60 cm (21 a 23,5 pulgadas)
Hembras: 50,5 - 56 cm (20 a 22 pulgadas )
 
Peso: Machos: 20,5 - 28 kg   (45 a 60 libras.)
Hembras: 15,5 - 23 kg  (35 a 50 libras.)
 
Longevidad:
Machos: 10 a 12 años
Hembras: 12 a 14 años

Temperamento: El temperamento característico del Husky Siberiano es amigable y gentil, pero también alerta y extrovertido. No manifiesta las cualidades posesivas del perro de guardia ni tampoco es exageradamente sospechoso hacia los extraños o agresivo con otros perros. Se espera cierta reserva y dignidad en el perro adulto. Su inteligencia, docilidad y disposición hacen de este perro un compañero agradable y un trabajador siempre dispuesto.

Cachorros: El mayor problema que causan los cachorros de husky Siberiano es que necesitan mucho ejercicio. Es una raza de perros que les encanta caminar y correr. el husky tiene el problema de que se van caminando, y caminan tanto que cuando se acuerdan que tienen que regresar a casa ya están perdidos. Esta raza también se las arregla para trepar alturas que triplican su tamaño sin  ningún inconveniente. Hay que cuidar su pelaje con cepilladas diarias, y tendrá que soportar la caída del pelo. Puede consultar por vitaminas, pero de cualquier manera seguirá perdiendo pelo.