Exhibición y valoración del gato
 
Muchos propietarios de gatos, incluso de gatos cruzados, disfrutan exhibiéndolos en muestras o exposiciones.
Los jueces deben estar entrenados y acreditados. Los gatos de pura raza se valoran por su salud, temperamento y porque cumplen con las diversas características de su modelo. Los gatos cruzados son valorados por su salud, temperamento y aspecto general. Todos los gatos deben se dóciles y pueden ser descalificados por morder o herir, de cualquier forma, al juez.
 
Asociaciones felinas
Una asociación felina es una organización donde se registran gatos y cachorros, se organiza exhibiciones y se selecciona los jueces. En la mayoría de los países hay varias asociaciones de gatos. Los clubs de gatos, criadores y propietarios que exhiben a sus animales eligen a qué asociación desean unirse y qué modelos de raza quieren seguir.
Exhibiciones de gatos
Un número creciente de exhibiciones o muestras de gatos locales, regionales y nacionales tienen lugar durante el año, con cientos de gatos compitiendo por los trofeos. Los propietarios muestran sus gatos como diversión y para ganarse una reputación entre los criadores y el resto de los exhibidores. Las muestras rara vez tienen premios en metálico y las cuotas de inscripción y gastos de viaje pueden ser elevados.
Aunque las reglas y procedimientos exactos varían de una asociación a otra las formas son parecidas. Habitualmente hay cuatro categorías de competición: cachorros de raza, adultos de raza, gatos de raza operados (castrados o sin útero ni ovarios) y mascotas (gatos o cachorros cruzados).
Una sola muestra de gatos puede tener entre 8 y 20 jueces diferentes y habitualmente cada gato es valorado por todos los jueces. En muchas muestras cada juez tiene su propio ring, un área formada por 10 o 15 jaulas y una mesa de valoración. Los gatos esperan en jaulas en otra zona del salón, llamada área de exhibición. Los propietarios, al oír sus nombres, llevan los gatos al ring y los colocan en las jaulas de valoración o juicio. El juez saca a cada gato de su jaula, lo coloca en la mesa y lo examina cuidadosamente para asegurarse de que está sano y cumple con el modelo de su raza. Después de valorar todos los gatos de una raza o categoría específica, el juez concede premios preliminares, por ejemplo al mejor color o al mejor gato de cada raza. Después de valorarlos a todos, da los grandes trofeos a los diez mejores según categorías. Cada juez trabaja independientemente y sus opiniones pueden diferir mucho entre sí.