Akita Inu

Considerado en Japón como parte del acervo nacional, el akita procede del siglo XVII, cuando un comerciante de la ciudad de Akita, en la isla de Honshu, crió la raza para caza mayor. Grande e independiente.

   
Historia 
Perro de trabajo japonés, empleado tanto como perro guardián como para la caza. La raza data de la antigüedad y todavía mantiene un significado espiritual para los japoneses. Los japoneses regalan pequeñas estatuas de akitas cuando nace un niño o cuando una persona está enferma, para expresar deseos de salud y felicidad. Su propiedad era antiguamente reservada a la realeza y a la aristocracia reinante, con disposiciones específicas para su cuidado y alimentación y un vocabulario especial que debía ser usado al referirse a estos perros. Han sido entrenados desde el siglo XVII para la caza mayor y para cobrar aves acuáticas en las montañas del norte de Japón. Fueron llevados por primera vez a Estados Unidos en 1937 por la autora y conferenciante estadounidense Helen Keller. Su popularidad ha ido creciendo desde la II Guerra Mundial.

Descendencia: El Akita parece un Chow de pelo liso y es le perro mayor de los Spitz.

Carácter: Merecedor de una confianza absoluta, sé somete con gran paciencia y tolerancia a los niños de corta edad, mientras procura que no les ocurra daño alguno y los protege, con su vida si es necesario, contra cualquier intruso, ya sea hombre o animal. Vivo, atento, distante, reservado con los extraños, puede ser a veces tímido, pero sabe ser cariñoso y afectuoso con los que él admite.

Cualidades: Es indudable que estas condiciones territoriales son responsables del apreciable tamaño y de la fuerza considerable de la raza, así como de su robusta constitución física y de su inagotable capacidad de resistencia.

Características:
Es un perro grande y poderoso,
 
Cabeza: Grande, ancha. El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, es bien pronunciado.
 
Hocico: No es muy corto ni muy largo. De apariencia fuerte.
 
Trufa: Negra preferida y ancha. Se considera una falta si carece de pigmentación en su totalidad.
Las orejas: están normalmente erguidas, son pequeñas en proporción con la cabeza y ligeramente inclinadas sobre los ojos.
El pecho: es ancho y profundo,
El cuello: grueso y musculoso
Piel: flexible.
La cola: grande y gruesa, está curvada.
El pelaje: doble y grueso, aproximadamente de 5 cm de espesor, es liso, áspero y corto.
 
Altura:
A la cruz o los hombros: Macho de 63 a 71 cm (aproximado de 25 a 28 pulgadas).
Hembra 61 a 69 cm (aproximado de 24 a 27 pulgadas).
Peso:
De 34 a 53 Kg (aproximado de 75 a 115 libras).

Cuidados: El pelo debe ser cepillado por lo menos una vez al día lo que resulta particularmente importante para un perro con una capa tan abundante porque: 1.º - permite al propietario un control sobre la presencia eventual de algunos parásitos molestos, como pulgas, piojos, ácaros y garrapatas; 2.º - estimula la circulación sanguínea periférica manteniéndola más activa; 3.º - elimina caspa, polvo.