La fábula suele definirse como una composición literaria, generalmente en verso, en la que por medio de una ficción alegórica y de personificaciones de seres irracionales, inanimados o abstractos, se da una enseñanza útil o moral. Su origen remoto es probablemente oriental. La paternidad de la fábula como género literario se atribuye a Esopo, griego del siglo VI a. de C., personaje semimítico cuya vida está llena de leyendas de dudosa autenticidad: por él, la fábula de animales se denomina «fábula esópica».

Estos son los fabulistas mas reconocidos. Todos desarrollan temas similares. con variaciones de forma. y ampliaron el genero  personajes humanos y seres inanimados. además de emplear animales. Lo único que permanece constante, desde los orígenes de la fabula hasta hoy, es la sentencia o moraleja final y su ampliación universal. Por su parte, tanto La Fontaine como Iriarte y Samaniego establecieron que las fabulas se escribieran en verso, no solo con fines estéticos sino con una intención práctica: que fueran memorizadas con facilidad.

 

El mundo de las fábulas

En todas las culturas existen relatos ficticios cuyos personajes son animales. y que tienen por objetivo aconsejar normas de comportamiento o proporcionar lecciones relacionadas con la conducta humana. En general.  son historias divertidas y sencillas que se manejan  desde los primeros grados escolares, dado que los mensajes que transmiten son aplicables a la vida cotidiana y a personas de todas las edades. el que una tortuga constante gane la carrera de velocidad a la liebre presumida. o que las hormigas trabajadoras tengan alimento para el invierno mientras la cigarra que se paso todo el año cantando y bailando se muere de hambre, o que la astuta zorra que se con el queso del cuervo que se deja adular por ella, son historias familiares para muchas personas que las han escuchado en la casa o en la escuela y han obtenido una lección practica: el esfuerzo es mas seguro que la habilidad natural: quien trabaja arduamente recibirá una recompensa, y la vanidad nos hace perder lo que tenemos.

 

 

FÁBULAS Y LEYENDAS DE LEONARDO DA VINCI