El papel y la tinta

Leonardo Da Vinci

Una hoja de papel, que estaba sobre una escribanía junto a 
otras hojas iguales a ella, se encontró, un buen día, completamente
manchada por unos signos. Una pluma, bañada en una negrísima
tinta, había escrito en ella multitud de palabras.
- ¿No podías ahorrarme esta humillación? -dijo enojada la
hoja de papel a la tinta -. Yo no he ensuciado, te he
revestido de palabras. Desde ahora ya no eres una hoja de papel,
sino un mensaje. Custodias el pensamiento del hombre. Te has
vuelto un instrumento precioso.
En efecto, poco después, ordenando la escribanía, alguien vio
aquellas hojas esparcidas y las juntó para arrojarlas al fuego. Pero
de pronto advirtió la hoja "sucia" de tinta: y entonces tiró las
demás y devolvió a su lugar la que llevaba, bien visible, el mensaje de la palabra.