Valiente

 
        El rey Fergus y la reina Elinor eran los gobernantes del reino de DunBrock - en Escocia. Tenían trillizos y una hija, la bella princesa Mérida. ¡Los cuatro eran bastante traviesos! La reina Elinor quería que Mérida se comportara como una princesa perfecta. Pero a Mérida le gustaba escaparse del palacio para practicar con su arco y flecha. Era una arquera muy hábil.
 

 

Una noche, la reina anunció que tres clanes irían a visitarlos. Cada clan presentaría a un joven como candidato para pedir la mano de Mérida en matrimonio. A Mérida le pareció una pésima idea. “Me niego a hacerlo, no vas a obligarme” - gritó Mérida.
 

    A pesar de que Mérida no quería someterse a tal proceso, los pretendientes llegaron. Mérida esperó en su trono para ver a sus pretendientes competir por ella.

  Sabía que ella era una arquera mucho más talentosa que todos juntos.

Después de que cada uno de los pretendientes tuvieron su oportunidad de ganar, Mérida marchó al medio del campo. La reina le dijo que se detuviera, pero Mérida no le hizo caso y tiró todas las flechas directo al centro del blanco. ¡Ganó! ¡Ahora ya no tendría que casarse con nadie!

         La reina Elinor estaba furiosa porque el concurso había sido arruinado, y le exigió a Mérida que corrigiera su comportamiento. “¡Una boda es lo que TÚ quieres!” - gritó Mérida. Y enojada y frustrada, rompió un tapiz que mostraba a ella y a su familia. Después de esto, salió corriendo.
  Mérida corrió hacia las profundidades del bosque, en dónde una Luz mágica, la guió hasta una casita en medio del bosque.

Adentro, encontró a una bruja y le pidió que cambiara a su madre. Sin ningún retraso, la bruja creó un pastel encantado.

 

        De regreso en el castillo, Mérida le dio el pastel a su Mamá, y vio muy de cerca cuando Elinor lo mordió. Al principio nada sucedió. Pero después de poco tiempo, la reina se empezó a sentir mal.
        Mérida llevó a su Mamá a la cama. Y en menos de lo que pensó, ¡una bestia salió por debajo de las sábanas! El pastel de la bruja convirtió a la reina Elinor... ¡en un oso! Mérida sabía que su Mamá estaba en peligro, así es que la sacó del castillo.
  Mérida y Elinor—ahora en forma de oso—fueron a ver a la bruja, pero sólo encontraron un mensaje que decía:

“El destino puede cambiar, mira en el interior y repara el vínculo rasgado por el orgullo.” Mérida necesitaría más tiempo para entender el significado de ese mensaje, pero por ahora lo que necesita hacer es enseñarle a su Mamá a pescar.

 

       Mérida se dio cuenta que para reparar el vínculo y romper el hechizo, tendría que reparar el tapiz que había roto.

Después de que entraron al castillo a hurtadillas, el rey Fergus las descubrió. El rey sacó su espada. “¡No es lo que tú crees!” - gritó Mérida.

 

  El rey no se detuvo, pero el oso se defendió con sus garras al ser herido.

El ruido llamó la atención de los clanes que estaban de visita. Aterrorizada, Elinor salió corriendo del castillo.

        Mérida tomó una aguja, hilo y el tapiz - y después montó su caballo. También llevó a sus hermanitos. ¡Ellos se comieron el pastel encantado y se convirtieron en ositos! Para ahorrar tiempo, Mérida cosió el tapiz mientras iban en camino para salvar a su Mamá. Cuando Mérida llegó, envolvió a su Mamá con el tapiz reparado. “Te necesito, Mamá” - dijo Mérida llorando. “Te quiero.”
  El Rey Fergus se quedó atónito al darse cuenta de que ese oso, era su querida esposa.

Mérida sintió que una mano tocó su cabello. ¡El hechizo se rompió! Elinor se convirtió en humana. Los hermanitos de Mérida dejaron de ser ositos. La reina sonrió hacia Mérida. Desde ese momento, Mérida pudo ser una princesa y pudo ser ella misma TAMBIÉN.