El arte plumario

 

El arte plumario ha sido desarrollado en todas partes del mundo, algunos ejemplos: grupos humanos de África y Oriente, en algunas islas del pacífico como Hawai y también Perú. Las plumas se usaban en atuendos para distinción de clases sociales, religiosas y de poder.

En el México precuauhtémico se utilizaban los copillis (¨penachos¨) para las danzas de diferentes grupos. Cada pluma tenía que ser ganada con la lucha diaria para así poderla portar con dignidad. Cada pluma significaba sabiduría, pero sabiduría del ser humano completo, el valor y el respeto. En lo espiritual las plumas limpian el aire que respiramos y funcionan como antenas receptoras de la energía vital de xiutecutli (el calor celeste).

Después de la invasión europea el arte plumario de México se desarrolló en imágenes religiosas, quienes la desarrollaron con mayor amplitud fueron los Mexicas, Tlaxcaltecas y los Purepechas. Estos tres grupos destacaron tanto por su alta producción, como por una increíble calidad artística por usar plumas muy coloridas. A estos grupos los anteceden los Mayas, quienes también confeccionaron grandes copi-llis(penachos) como en las figuras pintadas en los murales de Bonampak.

Las más hermosas plumas que utilizaron los Purepechas, Tlaxcaltecas y Mexicas, fueron desde las multicolores del colibrí, hasta las muy largas y verdes del quetzal, pasando por muchas otras, tan solo mencionamos las de colorido fuerte de los tucanes y las guacamayas y las delicadas de los pericos de Honduras.