NEGRITO SANDIA

Te contaré la historia
muy triste de recordar,
que trata de un negrito
con cara angelical.

Pero según memoria,
al aprender a hablar,
salió mas deslenguado
que un perico de arrabal.

Negrito Sandía
ya no diga picardía
Negrito Sandía
o te acuso con tu tía.

Y mientras ella te va a agarrar
en los cajones he de buscar
una libreta para apuntar
los garrotazos que te va a dar.

Con el palo que utiliza
el castigo te horroriza.
Y después de la paliza
me voy a morir de risa.

Negrito Sandía
ya no diga picardía
O ya verá,
O ya verá.

Y sigue aquí el cuento,
tan triste de repetir,
de aquel negrito lindo
igual a un querubín.

Por su comportamiento
consejos yo le di,
y como buen ingrato
los guardó en un calcetín.

Negrito Sandía (mareas)
cuando dices tonterías (tan feas)
y te sale ¡cataplum! de la boca
una culebrita loca.

El día que sea mayor de edad,
y te presentes en sociedad,
serás grosero y descortés
cuando discutas con un marqués.

Pues siguiendo tu costumbre
hablarás echando lumbre.
además, de buena gana,
te echarán por la ventana.

Negrito Sandía
ya no diga groserías.
O ya verá.
O ya verá.