EL ROPERO

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Con cosas maravillosas
y tan hermosas que guardas tú.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Prometo estarme quieto,
y no tocar lo que saques tú.

¡Ay qué bonita espada
de mi abuelito el Coronel!
deja que me la ponga
y entonces dime
si así era él.

Dame la muñequita
de grandes ojos color de mar,
deja que le pregunte
a que jugaba con mi mamá.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Con cosas maravillosas
y tan hermosas que guardas tú.

¡Toma el llavero abuelita
y enséñame tu ropero!
Prometo estarme quieto,
y no tocar lo que saques tú.

Enséñame tu vestido
que hace ruidito al caminar,
y cuéntame cuando ibas
en carretera con tu papá.

Dame aquel libro viejo
de mil estampas, lo quiero abrir.
A los niños en estos tiempos
los mismos cuentos
nos gusta oír.