EL COMAL Y LA OLLA

 

El Comal le dijo a la Olla:
"Oye Olla, oye, oye!
si te has creído que yo soy recargadera
búscate a otro que te apoye".
 
Y la Olla se volvió hacia el primero:
"Peladote, majadero!
es que estoy en el hervor de los frijoles
y ni animas que deje para asté todo el brasero".
 
El Comal a la Olla le dijo:
"Cuando cruja, no arrempuje!
Con sus tiznes me ha estropeado ya de fijo
la elegancia que yo truje".
 
Y la Olla por poquito se desmaya:
"Presumido! vaya, vaya;
lo trajeron de la plaza percudido
y ni animas que diga que es galán de la pantalla".
 
El Comal le dijo a la Olla:
"No se arrime, fuchi, fuchi!
Se lo he dicho a mañana, tarde y noche
y no hay modo que me escuche"
 
Más la otra replicó metiendo bulla:
"Ay rascuache, no me julla"!
si lo agarro lo convierto en tepalcates
y ni ánimas que grite pa'que venga la patrulla"
 
El Comal miro a su pareja:
"Que dijistes? Ya estás vieja!
Si no puedes con la sopa de quelites
mucho menos con lentejas "
 
Y la Olla contestó como las bravas:
"Mire joven, puras habas!
hace un siglo que te hizo el alfarero
y ni animas que ocultes los cien años que se traga.