[PRINCIPAL]   [RINCÓN DE LOS NIÑOS]  [ÍNDICE]

 

 

SISTEMA NERVIOSO SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO
SISTEMA NERVIOSO CENTRAL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

 

EL SISTEMA  NERVIOSO

  

El sistema nervioso está formado por órganos que transmiten y procesan toda la información que nos llega desde los órganos de los sentidos, permitiéndonos movernos, adaptarnos al ambiente externo y realizar actividades intelectuales, también recibe estímulos de todos los órganos internos.

El sistema nervioso tiene tres funciones básicas: Sistema nervioso central, sistema nerviosos periférico, Sistema nervioso autónomo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Está formado por el Encéfalo y la Médula espinal, se encuentra protegido por tres membranas, las meninges. En su interior existe un sistema de cavidades conocidas como ventrículos, por las cuales circula el líquido cefalorraquídeo.

 

 

 

Cerebro: 

El cerebro es el órgano que controla la el funcionamiento del cuerpo e interpreta los impulsos generados por el contacto con nuestro entorno. Contiene los centros nerviosos para el pensamiento, la personalidad, los sentidos y el movimiento voluntario.

Este órgano, que pesa alrededor de 1.200 gramos en un adulto, está compuesto por dos hemisferios ubicados en la parte superior del cráneo y que comprenden casi el 90 por ciento del encéfalo. Cada hemisferio mide de 15 a 17 cm desde la parte anterior a la posterior, y juntos miden entre 11 y 14 cm de ancho.

Debajo de la corteza cerebral, que es una capa de materia gris llena de pliegues, de unos 2 a 6 mm de espesor, se encuentra la sustancia blanca, integrada por millones de fibras nerviosas. Al centro del cráneo, la sustancia blanca de ambos hemisferios se une formando una estructura similar a una cuerda: el cuerpo calloso, que es el más grande de varios haces de fibras nerviosas, llamados comisuras, que conectan zonas específicas de los dos hemisferios.

Ambas porciones cerebrales están separadas por la cisura de Rolando. En la parte anterior de esta hendidura, que separa longitudinalmente ambos hemisferios, se encuentra la zona que controla la actividad motora, mientras que en su parte posterior se ubica el control sensitivo.

El hemisferio derecho rige las funciones de la mitad izquierda del cuerpo, y el hemisferio izquierdo controla las de la parte derecha. Esto se debe a que los nervios se entrecruzan en la médula espinal.

El surco longitudinal (cisura de Rolando) y otro lateral, llamado cisura de Silvio, separan a los hemisferios en cuatro cuadrantes (que reciben los nombres de los huesos craneales que los protegen): son los lóbulos frontal, parietal, temporal y occipital.

La detección e interpretación de imágenes visuales está localizada en el lóbulo occipital; la percepción auditiva se encuentra en el temporal, lóbulo donde también se ubica el olfato, el equilibrio y la memoria; en el lóbulo parietal se sitúan el gusto y la percepción del tacto (temperatura, presión y dolor); y en el lóbulo frontal se centra el habla, la elaboración del pensamiento, las emociones y los movimientos.
En el interior del cerebro hay cuatro cavidades intercomunicadas, llamadas ventrículos, conectadas con otra cavidad larga y delgada que se dirige hacia abajo por el centro de la médula espinal. Dentro de estos huecos fluye el líquido incoloro denominado cefalorraquídeo o cerebroespinal producido en los ventrículos, y que se renueva cuatro a cinco veces durante el día.
Este medio acuoso, rico en proteínas y glucosa, aporta energía para el funcionamiento de las neuronas y los linfocitos. Estos últimos nos protegen de las infecciones. En otras palabras, al circular a su alrededor, este fluido protege y alimenta a todas las estructuras que conforman el sistema nervioso.

 

 

 

El sistema nervioso central esta rodeado por membranas protectoras llamadas meninges. Hay tres capas de meninges alrededor del encéfalo y de la médula espinal. El espacio entre la segunda y la tercera capa esta lleno del fluido cerebroespinal es como un cojín liquido que protege contra los daños al sistema nervioso central y que fluye alrededor del encéfalo y de la médula espinal.

Son tres de fuera hacia dentro:

Duramadre, esta en contacto con el hueso.

Aracnoides o meninge intermedia. Entre la aracnoides y la piamadre se forma el espacio subaracnoideo, por el cual circula el liquido cefalorraquídeo.

Piamadre, es la meninge que recubre directamente el sistema nervioso central, encéfalo y médula; se adapta a todas sus entradas y salidas.  

  

 

LAS CÉLULAS NERVIOSAS Y LOS NERVIOS.

Las células especializadas del sistema nervioso se llaman neuronas. Las neuronas son las unidades funcionales del sistema nervioso. Las neuronas se relacionan con otras neuronas a través de su axón y de sus dendritas. Con estas conexiones crean y propagan los estímulos eléctricos que posteriormente se transforman en acciones concretas.
 
Esta formada por tres partes:
 
Dendritas, son proyecciones de las neuronas que llevan impulsos nerviosos hacia el cuerpo celular.
Cuerpo celular, que tiene un núcleo y unas granulaciones, su tamaño es variable.
 
Axón: El axón es la extensión de la neurona que lleva los impulsos desde la neurona hacia afuera del cuerpo celular. Algunos axones miden mas de 1 m de largo; El axón termina en varias estructuras pequeñas llamadas terminales del axón.   Los axones de alguna neuronas están cubiertos por una capa de un material llamado mielina. Un tipo de célula llamada célula de schwann se enrolla muchas veces alrededor del axón. Numerosas células de schwann cubren el axón a lo largo, formando la capa de mielina. Las dendritas largas de alguna neuronas pueden tener también capa de mielina. la cubierta de mielina sirve para aislar los axones y evitar que los impulsos en uno de ellos interfieran con los de los otros.
    Los axones y las dendritas con cubierta de mielina conducen los impulsos mucho mas rápidamente que los axones descubiertos.
   En el sistema nervioso periférico, los axones y las dendritas se agrupan en haces llamados nervios.   

 

 

El Encéfalo es una extensa prolongación de la médula espinal que comprende una serie de zonas de vital importancia y extrema complejidad. Le corresponde las funciones especializadas: percepción, memoria, los movimientos voluntarios y otras  muchas más funciones básicas, como respirar o pasar alimentos.
                          
 
Bulbo raquideo: parte que le sigue a la médula y a  partir de agrupaciones de nervios que forman sus paredes  se comunica con las  zonas superiores del cerebro. Ejerce una  función  refleja sobre la respiración, ritmo cardíaco y  deglución.
Cerebelo: Se encuentra apoyada sobre el bulbo y está relacionada con la actividad muscular, la  coordinación de los  movimientos  de las principales partes del cuerpo y el mantenimiento postural.
Protuberancia o Puente. Se halla por debajo del bulbo e interviene en  la propagación de los impulsos de uno u otro  hemisferio ejerciendo así  una actividad coordinadora de los  movimientos musculares de ambas partes del cuerpo. Las ondas lentas del encefalograma características de la fase  de sueño profundo también están controladas por ese centro.
Tálamo: Es una masa ovoidea, formada principalmente por sustancia gris, situada en el centro del cerebro que actúa como estación de relevo sensorial o posada sensitiva. Hasta el tálamo llegan las vías aferentes que van hacia el cerebro, excepto las olfativas que lo hacen directamente.
Del tálamo nacen otras vías que conducen los impulsos hasta la corteza y otros centros. El tálamo propaga los impulsos y quizá los integra. Además, en el nivel talámico se hacen conscientes los estímulos dolorosos.
Está formado por distintos núcleos de células nerviosas que poseen conexiones, tanto con la corteza como con los niveles inferiores.
Hipotálamo: Está situado debajo del tálamo, es el centro donde se regula la actividad del "sistema endocrino" y otros procesos necesarios para las funciones vitales como el metabolismo, control de la temperatura, sed  y algunas emociones como rabia y placer. La sensación de hambre y necesidad de ingerir alimento es otra de las actividades llevadas a cabo por este centro.

 

MEDULA ESPINAL          

 

La médula espinal:

    La médula espinal es un cordón de tejido nervioso localizado dentro de la columna vertebral  la materia blanca de la medula espinal consta mayormente, de axones mielinizados  que llevan o traen impulsos del cerebro. La materia gris contiene cuerpos celulares. Es una región donde ocurren muchos contactos entre las neuronas. 
    Existen 31 pares de nervios espinales que salen entre los huesos de la columna vertebral y se conectan con todo el cuerpo. Los nervios espinales se conectan con la médula espinal por medio de dos raíces: (1) la raíz dorsal de cada nervio espinal la cual contiene neuronas sensoriales y (2) la raíz ventral de cada nervio espinal, la cual contiene neuronas motoras. Las neuronas sensoriales son neuronas que llevan impulsos desde los receptores hasta el sistema nervioso central. Las neuronas motoras llevan los impulsos desde el sistema nervioso central hasta los efectores.
    Dentro de la materia gris de la médula espinal hay unas neuronas de asociación. Las neuronas de asociación, también llamadas ínterneuronas, están dentro del sistema nervioso central y sirve de conexión entre otras neuronas.
La raíz dorsal de los nervios espinales contiene el ganglio de la raíz dorsal. Un ganglio es una masa de cuerpos celulares de neuronas que se encuentran fuera del encéfalo o de la médula espinal. El ganglio de la raíz dorsal contiene los cuerpos celulares de las neuronas sensoriales. Las dendritas de estas neuronas sensoriales pueden llegar a lugares tan distantes como la piel de los dedos. Los axones de estas neuronas sensoriales pasan desde el ganglio de la raíz dorsal hasta la materia gris de la médula espinal..
 

 

 

 

 

 

 

 

SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO

Este sistema nervioso periférico consiste en los nervios que conectan el sistema nervioso central con las otras partes del cuerpo. Incluye muchos ganglios (unas agrupaciones de células nerviosas intercaladas a lo largo del recorrido de los nervios o en sus raíces), los 31 pares de nervios espinales y los 12 pares de nervios craneales, Cada nervio craneal entra al encéfalo directamente, se compone, en su totalidad, de neuronas sensoriales y motoras además maneja algunas actividades automáticamente, sin que participe el encéfalo, estas actividades son los actos reflejos ejemplo. el levantar un pie como respuesta cuando se pisa un objeto puntiagudo es un acto reflejo.  El encéfalo esta consiente de esta acción, pero no causa ni controla la acción al levantar el pie. El trayecto del SNP para los impulsos en una respuesta automática se llama acto reflejo. Los receptores para el tacto son las dendritas de las neuronas sensoriales bajo la superficie de la piel. El golpear la rodilla actúa como un  estimulo para la neurona sensorial. El cuerpo celular de la neurona sensorial esta en el ganglio de la raíz dorsal. Su axón termina en la matera gris de la médula espinal. Después el impulso viaja por una neurona de asociación de la materia gris. El espacio que tiene que atravesar un impulso para ir de una neurona a la próxima se llama un espacio sináptico o sinapsis. 

La neurona de asociación lleva el impulso a una sinapsis con una neurona motora. El axón de la neurona motora sale del cordón vertebral y llega a un músculo en la pierna. El arco reflejo se completa cuando el impulso causa que el músculo se contraiga y la pierna se levante. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

    Sistema nervioso autónomo es aquella porción del sistema nervioso periférico que provee control involuntario a los órganos internos. El control de órganos como el corazón y los pulmones ocurre independientemente del pensamiento. El sistema nervioso autónomo tiene dos subdivisiones:
(1) el sistema nervioso parasimpático, que controla los órganos internos durante condiciones rutinarias
(2) el sistema nervioso simpático, que controla los órganos internos cuando hay situaciones de tensión y aumento en la actividad.
    La mayoría de los órganos internos hacen contacto con axones de ambos sistemas el simpático y el parasimpático. Generalmente, estos sistemas tienen efectos opuestos en un órgano dado. Por ejemplo, durante condiciones de rutina, los impulsos transportados por las neuronas motoras del sistema nervioso parasimpático actúan para reducir los latidos del corazón. Durante el ejercicio fuerte o durante una situación de tensión, como un golpe, el sistema simpático asume el control. Los impulsos transportados por las neuronas motoras hacen que se aceleren los latidos del corazón.