Venustiano Carranza

(1859-1920)

Nació en Cuatro Ciénagas (Coahuila), y estudió en la ciudad de México. Fue presidente de la República (1914-1920), que representó a la facción moderada durante la Revolución Mexicana (1910-1919), fue partidario de Francisco Ignacio Madero a quien se unió en 1911; a finales de ese mismo año fue nombrado gobernador de su estado natal, y tras el asesinato de Madero formuló el Plan de Guadalupe en 1913, y encabezó a las fuerzas constitucionalistas que en 1914 derrocaron al general Victoriano Huerta, que había ordenado el asesinato de Madero. Desde ese momento pasó a ser el jefe provisional del nuevo gobierno. Dos líderes revolucionarios, Emiliano Zapata y Francisco (Pancho) Villa, enfrentados a Carranza, apoyaron la Convención de Aguascalientes, logrando imponer sus puntos de vista, forzar la dimisión de Carranza y expulsarle de la ciudad de México. Sin embargo, tras la batalla de Celaya, consiguió el apoyo popular prometiendo extensos programas de reforma social y agraria. Dos años más tarde, y una vez aprobada la nueva Constitución de 1917, fue elegido presidente constitucional de México.
     El régimen de Carranza estuvo marcado por una serie de conflictos con los inversores extranjeros, debido a sus intentos de limitar la propiedad privada extranjera y nacionalizar la titularidad de los depósitos petroleros y las minas. Al plantearse la sucesión presidencial en 1920 se enfrentó a los generales Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón, anteriormente subordinados suyos. Presionado por las maniobras de éstos, Carranza se vio obligado a huir, pero de camino al exilio fue asesinado en la población de Tlaxcalantongo, en el estado de Puebla.