(1502-1525)

CUAUHTÉMOC   (Águila que Cae)

 Decimoprimer tlatoani mexica

   Cuauhtémoc fue el undécimo y último de los tlatoanis o reyes mexicas. Su nombre en español quiere decir Águila que Cae. Se cree que nació hacia 1502. Fue hijo del tlatoani Ahuízotl y de la señora de Tlatelolco, Tlilalcápatl. Los cronistas españoles lo describen como un hombre "de gentil disposición, así de cuerpo como de facciones". En la época de la conquista tenía aproximadamente 18 años de edad.

Cuando recibió el copilli o corona real en diciembre de 1520, la situación por la que pasaba su pueblo era muy delicada. Los habitantes de Tenochtitlan estaban enfermos de viruela, mal que habían traído los conquistadores europeos, y muchos de ellos habían muerto, como el valeroso Cuitláhuac, tlatoani antecesor de Cuauhtémoc.

Los mexicas también se encontraban amenazados por los españoles o teúles, que se preparaban para conquistar la ciudad aliados con otros pueblos indígenas enemigos de los tenochcas. En vano el joven tlatoani mandó mensajes a los caciques vecinos para hacer frente al enemigo común que eran los españoles. Nadie respondió al llamado; por el contrario, se unieron a los invasores.

Solo y con su pueblo profundamente afectado por la enfermedad, el joven rey Cuauhtémoc se aprestó a defender la ciudad. Organizó el ejército, fortificó Tenochtitlan y abasteció sus bodegas con agua y víveres. Mandó que los niños y los ancianos dejaran la ciudad y armó a las mujeres para que ayudaran en la defensa.

En mayo de 1521 los españoles y 200 000 aliados indígenas sitiaron México- Tenochtitlan. La lucha por la ciudad se dio casa por casa, calle por calle, templo por templo, cuerpo a cuerpo. Los defensores resistieron tres meses el asedio que se les impuso por tierra y por agua. Al no quedar más que ruinas y cadáveres, Cuauhtémoc y su familia trataron de huir por el lago, pero fueron hechos prisioneros el 13 de agosto de 1521.

Los españoles querían saber dónde estaba el tesoro de Moctezuma y para ello sometieron a Cuauhtémoc a tormento, quemándole los pies. Cuando uno de los príncipes que padecía el mismo castigo pidió al joven rey que hablara a fin de terminar con el sufrimiento, Cuauhtémoc le respondió: "¿Acaso estoy en un baño o deleite?", frase que se ha divulgado como: "¿Acaso estoy en un lecho de rosas?"

El último tlatoani pudo sobrevivir a la tortura. Vigilado estrechamente por el conquistador Hernán

Cortés, gobernó cuatro años más a los sobrevivientes de la parte sur de Tenochtitlan, en tanto que los españoles construían su ciudad sobre las ruinas del antiguo Templo Mayor y de los palacios de Axayácatl y Moctezuma.

En 1524, en calidad de prisionero, Cuauhtémoc acompañó a Cortés en su viaje a las Hibueras (Honduras). Al pasar por Tabasco, valiéndose de una intriga, el conquistador decidió terminar con la vida del último rey mexica, y lo colgó de un árbol el 26 de febrero de 1525.

Con su muerte terminó el esplendor del antiguo imperio mexica y de la cultura náhuatl. Como lo cantó un indígena: "¡Llorad, amigos míos, tened entendido que con estos hechos, hemos perdido la nación mexicana!"